Cuando el fiscal desactivó la bomba de Trump



Ciudad de México.- Estados Unidos resistió al populismo y a una de las más grandes amenazas a la democracia: Donald Trump.



La última esperanza que tenía, el todavía Presidente, en complicar el proceso de transición del poder, estalló por los aires cuando el fiscal Bill Barr declaró que no hay elementos ni pruebas que sustenten la acusación de fraude.



Barr es un aliado del trumpismo y no se le puede acusar de componendas con los demócratas, pero en una de las disyuntivas más importantes de su vida, optó por actuar con legalidad y no prestarse a un cuento que está resultado muy costoso, sobre todo por lo que implica en credibilidad y confianza, dos aspectos difíciles de fortalecer y muy fáciles de debilitar.



Era evidente que Joe Biden ganó limpiamente, pero Trump estiró la cuerda, generando una crisis y poniendo en riesgo la estabilidad de uno de los países más poderosos del mundo, con todo lo que ello implica.



No hay que confiarse, sin embargo, porque las corrientes derechistas que respaldaron y aún respaldan al Presidente, están ahí, a la espera de otra oportunidad.



Vendrá el tiempo de los balances y es importante que los liberales y los progresistas analicen qué es lo que se hizo mal, cuáles y de qué tamaño fueron los errores que permitieron que llegara al poder un líder populista que estaba dispuesto a vulnerar todas las premisas y todos los acuerdos que hacen posible el juego democrático.



Trump, más allá de sus peculiaridades, responde a un patrón que avanza en el mundo y que no perdió para siempre.



El desafío populista continúa y continuará vigente en la medida en que las democracias liberales no vuelvan a seducir a la población desde una perspectiva de construcción de derechos y oportunidades.



Llegará Biden a la Casa Blanca en enero, pero por desgracia Trump no terminará de irse o no se irá del todo, porque el daño que causó es profundo, porque otros oportunistas intentarán emularlo y porque la libertad se tiene que proteger día con día.

  • Julián Andrade Jardí

    Julián Andrade Jardí

    En la actualidad soy periodista y consultor. Escribo en diversos medios y entre ellos Forbes, La Crónica de Hoy y Etcétera. En La Razón me desempeñé como columnista y editor jefe. En Milenio trabajé como coordinador de información y en La Crónica de Hoy como subdirector. Dirigí Newsweek en español. En el ámbito de gobierno, fue coordinador general de comunicación social en el gobierno de la Ciudad de México y en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de Federación. Soy autor de la novela "La lejanía del desierto" y coautor, con Jorge Carpizo, de "Asesinato de un cardenal".

Etiquetas: CDMX Capital CDMX Donald Trump EEUU Elecciones 2020 Bill Barr Joe Biden