| 

Vivir

Crean parches para curar quemaduras en la piel



Ciudad de México.- Científicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) han desarrollado un parche, con base en productos naturales, que potenciará el proceso de recuperación por quemaduras de piel.



El invento reduce el tiempo de cicatrización en los pacientes por medio de liberación de fármacos que también ayudan al mejorar la calidad de la piel.



Además, su consistencia transparente permite monitorear la lesión de manera no invasiva.



La UNAM informó que en México cada año unas 120 mil personas sufren heridas en la piel por agua caliente, electricidad, sustancias químicas o fricción, siendo niños los más expuestos a este tipo de accidentes, ya que más del 60 por ciento de infantes, de cuatro a cinco años de edad, sufren de este tipo de incidentes en casa.



“Las lesiones en la piel requieren de periodos prolongados para sanar; usualmente son difíciles de controlar con medicamentos, debido a la severidad por la extensión dañada y por la profundidad de la quemadura, factores que pueden provocar la muerte de los accidentados” explicó Gerardo Leyva Gómez, académico de la Facultad de Química (GQ).



Por ello, para reducir el tiempo y los altos costos que implica el cuidado de estos pacientes en el sector salud, que equivalen hasta a 30 mil pesos mensuales, Leyva Gómez y su equipo desarrollaron un material de curación de bajo costo, biodegradable y con nanopartículas que liberan antiinflamatorios y antioxidantes.



Con ello se favorece el cierre de heridas provocadas por quemaduras, por ulceras por presión, armas punzocortantes o pie diabético (este último requiriendo la aplicación de otros medicamentos para su curación).



El equipo de científicos que han logrado este avance está conformado por la doctora María Luisa del Prado Audelo y las estudiantes de Química Farmacéutico Biológica , Mónica Citlalli Guadarrama Acevedo y Raisa Alejandra Mendoza Flores.

Etiquetas CDMX UNAM Quemaduras Ciencia

Contenido Relacionado

COMENTARIOS

MÁS Vivir