Convoca sector privado a gran pacto nacional para enfrentar emergencia



Ciudad de México.- El presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar Lomelín, convocó a un gran pacto nacional para enfrentar la emergencia económica.



Aseguró que “viene un tsunami” y si no se atiende la emergencia sanitaria con la económica, el Producto Interno Bruto (PIB) podrá caer de 7.0 a 10 por ciento, el tipo de cambio llegará a 25 pesos, la deuda en relación con el PIB llegará a más de 50 por ciento y se perderán hasta un millón de empleos.



En reunión virtual con tres mil empresarios a nivel nacional, expuso que sus propuestas para enfrentar la emergencia económica “no han sido escuchadas por el presidente de la República; desde hace seis semanas hemos presentado un plan de propuestas para mitigar el impacto a la economía, pero la puerta se ha cerrado”.



Y no solo a la iniciativa privada, dijo, “se ha cerrado la puerta a todos aquellos que han llevado al presidente una propuesta sensata, incluso al partido de Morena, cuya propuesta era similar a la del CCE porque habíamos hablado con los legisladores y estuvieron de acuerdo”.



Argumentó que a los representantes del sector privado “no nos ha faltado ni valentía, ni tiempo, ni interés, ni esfuerzo para tratar de convencer, la puerta se cerró”.



Pero por ello, insistió, ahora “sin la ayuda del gobierno ante la puerta cerrada tenemos que actuar para abrir las puertas del país, para ponernos de acuerdo y hacer acciones que atemperen el impacto enorme que estamos sufriendo por estas crisis”.



Por ello, presentó un programa de apoyos entre particulares; “esperemos que esto haga reaccionar al gobierno, creo que la realidad poco a poco va ir explicándole al gobierno y al presidente de la República de su acción de no hacer nada por este enorme universo de empresas y personas que trabajamos por el país, que necesitamos ser escuchados”.



Advirtió que “si las medidas no funcionan y llegamos a la caída del PIB en 10 por ciento y a más de un millón de desempleados, a esas tragedias humanas a las que me he referido, el único responsable es el que cerró la puerta”.



Y ante los reclamos de algunos empresarios que consideran que las exigencias del CCE han sido “tibias”, Salazar Lomelín dijo que se han encontrado con una cerrazón, por lo que hoy "proponemos un gran pacto nacional que aminore el impacto económico por el Covid-19”.



El sector privado busca “de una forma coordinada e inteligente presentar un frente nacional para solucionar los problemas económicos, pero unidos, para ser escuchados ”, e incluso se buscará el apoyo de los sindicatos para que empresas y trabajadores sean más fuertes y puedan así ser escuchados, argumentó. (Notimex)