Controla familia Barrios 6 mil comerciantes en el CH, Tepito, la Roma y plazas comerciales. Este es su poder calle por calle



Ciudad de México.-A lo largo de sexenios la familia Barrios con Alejandra Barrios Richard como matriarca y cabeza del clan ha consolidado un poder y presencia en el ambulantaje que se extiende al control de 6 mil vendedores informales en los perímetros A y B del Centro Histórico, Tepito, La Merced, la Lagunilla, la explanada del Metro Insurgentes, la Condesa, la Roma Sur, las inmediaciones del Centro Médico y el Metro Chilpancingo.



Desde la Asociación Legítima Cívica y Comercial, los Barrios suman a su imperio 10 plazas comerciales obtenidas a raíz de los programas de ordenamiento que las autoridades capitalinas pusieron en marcha durante 1993 y 2007.



Esos espacios comerciales son la Plaza Tacuba, la Plaza Cuauhtémoc a un costado de los televiteatros y del Metro Cuauhtémoc, la Plaza Olimpia, el Centro Joyero de Palma esquina con Tacuba, la Plaza Argentina (tres predios que desembocan en la calle de Apartado), la Plaza de la Iluminación en Victoria esquina con López, la Plaza Victoria en Eje Central y la calle Victoria (antes sede de la Seduvi), la Plaza Donceles en esquina con República de Argentina, la Plaza IASIS en la calle de Peña y Peña y la Plaza Florida en la calle de Florida 9 del barrio de Tepito.



El mapa que permite entender las calles y espacios de venta controlados por la familia Barrios es un documento elaborado durante meses por otros grupos de comerciantes del mismo Centro Histórico que en distintos momentos se han disputado con doña Alejandra Barrios y sus hijos las calles del primer cuadro de la Ciudad.



A partir de ese mapa se dilucida el dominio de esa organización vertical que controla doña Alejandra, pero quien en los últimos años ha repartido el poder entre Maricela Jiménez Barrios, Graciela Coronel Barrios, Diana Sánchez Barrios (hoy detenida), Ana Barrios Richard (hermana de Alejandra), Silvia Sánchez Barrios, así como Rubén y Sergio Jiménez Barrios.



Maricela Jiménez tiene a su cargo la administración de la Plaza Tacuba, mientras que Graciela Coronel tiene el control de la Plaza Cuauhtémoc, la Plaza Olimpia y la Plaza de la Iluminación. Diana Sánchez es la encargada del Centro Joyero, la Plaza Argentina y la Plaza Victoria. A Ana Barrios le corresponde la Plaza Donceles y Sergio Jíménez tiene bajo su control las plazas IASIS y la de Florida 9.



En esa estructura caben submandos como Marina Bonilla Hernández a quien la familia Barrios le otorgó el control de comerciantes en la calle de Soledad y Esperanza Alcántara, quien impone el control sobre 23 integrantes de comités vecinales del Centro Histórico para que no generen denuncias y quejas.



Capital CDMX cuenta con una copia de ese mapa que muestra al comercio informal extendido en las calles del Centro, así como la presencia de los Barrios por toda la alcaldía Cuauhtémoc e incluso en algunos puntos de la Merced, ya en territorio de la Venustiano Carranza.



De acuerdo con el documento, para el control de toda esa estructura, la familia ha generado una red de decenas de delegados que realizan los cobros de cuotas y que operan con teléfonos celulares, radios, halcones, grupos de golpeadores y hasta sicarios en motocicleta. Todos ellos cuentan con un indicativo, emulando la estructura de la Policía; de esa forma se hacen llamar Maya 1, Maya 2 y así sucesivamente.



Los delegados pueden realizar hasta tres cobros diferentes a cada vendedor ambulante, uno semanal por el espacio que ocupan en la vía pública, otro que es mensual para aportar al fideicomiso de la Asociación Legítima Cívica y uno más como sanción si los comerciantes no asisten a eventos que organizan sus líderes.



De esa forma vertical funciona la estructura financiera y jurídica del clan que le permite cooptar a servidores públicos del gobierno de la Ciudad y de la alcaldía Cuauhtémoc, pagar nóminas de inspectores y establecer vínculos económicos con jueves cívicos o agentes del Ministerio Público.



Los comerciantes que crearon ese mapa detallaron en el documento que el de la familia Barrios es un solo mando, sólido y unificado, en torno a doña Alejandra, por lo que proclamar distintos grupos es una ficción.



Con ese organigrama y dirección, la matriarca ha repartido las calles de la Ciudad a sus hijos.



Graciela Coronel tiene la acera poniente del Eje Central, de Salto del Agua a Ayuntamiento, así como las calles de Delicias, Ayuntamiento y López. Pero además Graciela es la administradora del ambulantaje en la avenida Chilpancingo, desde el Eje 4 Sur hasta Insurgentes; así como en la avenida Insurgentes, afuera de la estación del Metro, aceras oriente y poniente, además de bocacalles en esa zona de la colonia Roma Sur y en la Condesa.



A Diana Sánchez Barrios la matriarca le dejó el control de ambulantes toreros en Eje Central desde Artículo 123 a la avenida Juárez; en Madero, desde el Eje Central al Portal de Mercaderes; Palma, de Cuba a Madero; y Tacuba, de Isabel la Católica a Bolívar.



Recién detenida por extorsión agravada y robo en pandilla, Diana domina el comercio en la acera sur de avenida San Cosme, de Rosas Moreno a Insurgentes y en el Eje 1 Norte esquina con Insurgentes, además de puntos de venta de toreros en la Alameda, Paseo de la Reforma, la explanada del Metro Insurgentes, Doctor Mora y hasta en el Zócalo capitalino.



Junto con Silvia Sánchez, Diana controla ambulantes en la calle de Apartado, de República de Chile a El Carmen, mientras que Silvia por sí sola tiene la administración en la calle de Nicaragua, de Chile a Aztecas, la calle Ángela Peralta y el Monumento a la Revolución.



Rubén Jiménez Barrios es el dirigente a cargo del comercio en la acera oriente del Eje Central, desde Venustiano Carranza a Madero, de toreros en el Portal de Mercaderes, en la explanada de la Plaza Martí; en la avenida Juárez, de López a Luis Moya; en López de avenida Juárez a Salto del Agua; en la calle de Dolores, de avenida Juárez a Ayuntamiento; en Salto del Agua, de Arandas a Balderas; en Balderas, de Juárez a Morelos; en la explanada de la Plaza Tolsá (afuera del Metro Balderas); así como en la explanada del estacionamiento del mercado de la Lagunilla; además en el Eje 1 Norte Rayón y República de Costa Rica.



Ana Barrios, la hermana de Alejandra, tiene para sí el control la calle de Argentina, de Apartado a Venezuela y del clan es la de menor presencia en la calles del Centro Histórico.



Caso contrario es el de Sergio Jiménez Barrios, quien está a cargo de vendedores en la Plaza del Estudiante, el Eje 1 Norte entre Florida y Avenida del Trabajo; así como en Florida, de Peña y Peña a Costa Rica, pero también en avenida Cuauhtémoc con el tianguis que se instala de jueves a domingo frente al Centro Médico Siglo XXI; además de ciertos puntos en la zona de la Merced, como en la avenida Circunvalación, de Carretones a Fray Servando y de Corregidora a Soledad.

*En la foto, de izquierda a derecha: Diana Sánchez Barrios, Alejandra Barrios, el hoy senador Ricardo Monreal, Silvia Sánchez Barrios, Hanna Coronel Barrios y Rubén Jiménez Barrios