Con nueva Ley de Planeación se abre la posibilidad de regularizar 42 mil asentamientos irregulares



Ciudad de México.-Al aprobar ayer la Ley de Planeación, el Congreso capitalino abrió la posibilidad para regularizar los 42 mil asentamientos irregulares existentes en la Ciudad.



En la recta final de una discusión que se prolongó por casi cinco horas, cuando la oposición había abandonado el salón de sesiones al acusar una farsa en el debate, la coordinadora del PT Circe Camacho subió a tribuna para presentar una adición en el artículo 43 numeral IV del dictamen.



La redacción original del documento estableció que los programas de ordenamiento territorial de las alcaldías serán formulados por los gobiernos de las demarcaciones, con base en los lineamientos que establezca el Instituto de Planeación y los mecanismos e instrumentos de la participación ciudadana.



Circe Camacho agregó que esos programas de ordenamiento “deberán incluir un diagnóstico de los asentamientos humanos irregulares a nivel de la demarcación territorial, así como las medidas y acciones para su regularización, reubicación y demás que procedan; son de interés público y obligatorio para las autoridades y particulares en la demarcación territorial, se sujetarán al plan general y al programa general”.



Cuando Circe Camacho se encontraba en la tribuna para presentar esta reserva, desde su curul la diputada de Morena Valentina Batres pidió a la del PT incluir en esa propuesta una redacción adicional, para subrayar que los programas de ordenamiento territorial de las alcaldías deberán incluir, entre otros elementos, un diagnóstico de los asentamientos humanos irregulares a nivel de la demarcación territorial de que se trate y las medidas y acciones que en su caso correspondan para la atención, regularización o reubicación de dichos asentamientos.



Además, la diputada del PT presentó una adición al artículo octavo transitorio para refrendar todo lo anterior e incluso imponer plazos, pues obliga al Instituto de Planeación a elaborar y remitir al Congreso local, así como a las alcaldías y al gobierno central, a más tardar el 30 de julio del 2020, un diagnóstico sobre los asentamientos humanos irregulares y las propuestas de acciones y medidas a implementar, previo a la entrada en vigor de los programas de ordenamiento territorial.



Según esa propuesta, la administración pública local y las alcaldías deberán implementar de inmediato las acciones y medidas contenidas en el diagnóstico antes señalado, debiendo informar de manera trimestral al Congreso sobre su avance y cumplimiento.



Las propuestas de Circe Camacho y de Valentina Batres se aprobaron en el Pleno, con 39 votos a favor y cero en contra, dentro del paquete de otras reservas que presentaron diputados y diputadas.



De acuerdo con un análisis de la Comisión de Administración Pública del Congreso de la Ciudad, en la capital del país existen 42 mil asentamientos irregulares con diferentes grados de consolidación y antigüedad.



De esos asentamientos, una tercera parte se ubican en suelo urbano y el resto en suelo de conservación y en suelo rural.



Por ello, desde el gobierno de la Ciudad ya se trabaja en la elaboración de estudios sobre la viabilidad de esa regularización, para que ese procedimiento quede definido en el Programa General de Ordenamiento Territorial.