Colectivos en conflicto por instalaciones de la CNDH



Ciudad de México.-Los colectivos que tienen tomados el edificio en el Centro Histórico de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), anunciaron su separación por conflictos internos.



El “Frente Ni Una Menos” incorporado por familiares de las víctimas comunicó que puede que se retiren del lugar, luego de diferencias con el colectivo feminista “Okupa Bloque Negro”.



Los conflictos son por la forma en el manejo de los recursos económicos en forma de donativos, al igual que el objetivo de la toma de las instalaciones.



Asimismo se pidió por parte del Bloque Negro, que se le negara la entrada a los hombre, a lo que los familiares de las víctimas no estuvieron de acuerdo.



También, Yesenia Zamudio dirigente del “Frente Ni Una Menos” fue señalada de supuestamente apropiarse de los fondos del refugio, por parte de “Bloque Negro”



Mientras que “Bloque Negro” fue acusado de supuestamente apropiarse de las instalaciones, a lo que Zamudio dijo “Nosotras no pedimos casas, pedimos justicia”.



“Okupa Bloque Negro” es un colectivo de carácter anarquista, el cual en un comunicado informó que no es una célula del “Frente Ni una Menos”, y que no pertenecen a ningún otro colectivo, y que sus integrantes son víctimas del “sistema”, y que su objetivo es es brindar apoyo a familiares de víctimas de desaparición y feminicidio.



TE PUEDE INTERESAR: Marcela Alemán se amarra a las rejas de la Segob



A su vez, el “Bloque Negro” se deslindó de cualquier acción o discurso de Yesenia Zamudio, y agradeció el refuerzo legal del Frente para la toma de las instalaciones.



Las instalaciones según el colectivo es para que “toda mujer que haya sido violentada pueda ir al refugio y encontrar resguardo, protección y seguridad”.



Zamudio publicó en redes sociales que "hagan lo que hagan y digan lo que digan aqui es casa de Refugio Ni Una Menos".



De igual forma, el resto de colectivos y familiares quienes originalmente realizaron la toma, se retiraron de las instalaciones, como es el caso de Marcela Alemán quien protesta amarrada a las instalaciones de la Secretaría de Gobernación, para exigir justicia.