Claroscuros en el Pleno del Congreso de la Ciudad a la hora de ratificar magistrados del TSJ



Ciudad de México.-El Pleno del Congreso capitalino mantuvo vivas las esperanzas de dos polémicas magistradas del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad para ser ratificadas por seis años más en el cargo, pues en la sesión ordinaria los legisladores acordaron regresar a comisiones los dictámenes relativos a Patricia Gudiño Rodríguez y Rosa Laura Sánchez Flores.



Los diputados no lograron un consenso respecto al futuro de ambas impartidoras de justicia, sobre quienes pesan señalamientos de los mismos legisladores en relación a su proceder como magistradas.



Respecto a Patricia Gudiño, su propuesta de imponer una sanción de carácter penal en contra del padre, madre o tutor que incurra en alienación parental, le valió para no alcanzar el voto de las dos terceras partes de los diputados presentes, a pesar de que desde las comisiones el dictamen llegó al Pleno con el planteamiento de la ratificación.



Paula Soto, diputada de Morena, recordó que la alienación parental se suprimió de la legislación capitalina desde 2017, pues se consideró en su momento que fue motivo de resoluciones injustas y violatorias de los derechos de las mujeres.



La legisladora también señaló que en su desempeño como magistrada, Gudiño enfrentó quejas de sus subordinadas por malos tratos. Así, Soto dijo que la magistrada no maneja la perspectiva de género en el ejercicio de sus funciones.



Gudiño obtuvo 35 votos a favor y 17 votos en contra, por lo que no se reunió la mayoría calificada requerida para su ratificación. El Pleno del Congreso aprobó regresar el dictamen a comisiones para que en un plazo no mayor de 20 días se presente un nuevo documento en el que se considere o no la ratificación de Gudiño.



La votación también mostró las diferencias prevalecientes entre los diputados locales de Morena, pues legisladores como Valentina Batres, Guadalupe Chavira, la misma Paula Soto, Ricardo Ruiz, Carlos Hernández, Rigoberto Salgado, Donají Olivera y Gabriela Osorio votaron en contra, pero el resto de sus compañeros de partido lo hicieron a favor.



En el caso de la magistrada Rosa Laura Sánchez Flores, la posibilidad de su ratificación aún es posible a pesar de que en la Comisión de Procuración de Justicia surgió ayer un dictamen que rechazaba esa ratificación.



No valieron los argumentos de Paula Soto quien anticipadamente festejaba la resolución tomada el día previo en la Comisión. Recordó que la magistrada Sánchez refrendó una decisión polémica que permitió a dos jóvenes acusados de secuestro, violación y asesinato de una menor llamada Diana Belén, purgar una pena de prisión de tan solo meses.



“Con la resolución apoyada por la Magistrada Rosa Laura Sánchez Flores en el caso de Diana Belén no se buscó mantener un equilibrio en donde las medidas tanto cautelares como sancionadoras fuesen racionales y proporcionales con la afectación causada por la conducta delictiva. La decisión de la Magistrada representó un obstáculo al procedimiento”, dijo Soto en la tribuna del Congreso local.



Sin embargo, en el Pleno del órgano legislativo 41 diputados votaron en contra del dictamen que planteaba la no ratificación de Sánchez y por ello se devolvió a comisiones, donde pasará por un proceso similar al de Patricia Gudiño.



En un plazo no mayor de 20 días, la Comisión de Justicia debe presentar un nuevo documento en el que se considere o no la ratificación de Rosa Laura Sánchez Flores.



En el Pleno y ya sin mayores sorpresas, los legisladores votaron de forma unánime por la no ratificación como magistrados de Héctor Jiménez López y Manuel Cavazos López. A partir de mañana ambos dejan de ser magistrados del Tribunal Superior de Justicia.



Héctor Jiménez reclasificó los delitos que le permitieron obtener la libertad a Juan Carlos N, pareja de Abril Pérez Sagaón; sobre él recaen las sospechas por el feminicidio de Abril.



En cuanto a Manuel Cavazos Lopez, está acusado por su ex esposa de abuso sexual en contra de las hijas de ambos.

Cabildea Guerra



Previo a la votación de los dictámenes, el magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia, Rafael Guerra, sostuvo una reunión privada con los diputados de la bancada de Morena.



De acuerdo con legisladores consultados que estuvieron en ese encuentro, Guerra pidió a los morenistas que al momento de votar tomaran en cuenta elementos objetivos de evaluación, como el desempeño de los magistrados a lo largo de los años, la cantidad de resoluciones en las que han participado, si existen quejas o no en su contra.



Según algunos diputados, si bien Guerra dijo que sería respetuoso de la decisión que tomara el Pleno de los Congreso de la Ciudad, dejó abierta la posibilidad de que los magistrados no ratificados como Héctor Jiménez y Manuel Cavazos se amparen, con el riesgo de que incluso ganen los esos juicios y el Legislativo local termine por ratificarlos.



Sobre el regreso de los dictámenes a comisiones en los casos de Patricia Gudiño y Rosa Laura Sánchez, el diputado de Morena y presidente de la Comisión de Justicia Eduardo Santillán, explicó que se hará un nuevo ejercicio de valoración para generar los consensos suficientes respecto a la ratificación o no.



Precisó que al no haber una definición sobre esas magistradas, eso no implica que se cambie de propuestas, por lo que se mantienen las candidaturas de Gudiño y Sánchez. En tanto el Congreso de la Ciudad no decida, ellas seguirán en el cargo de magistradas.



En este proceso sí fueron ratificados y hoy mismo tomaron protesta al cargo los magistrados Josefina Rosey González, Rosalba Guerrero Rodríguez, Jorge Guerrero Meléndez y Juan Arturo Saavedra Cortés.