Científicos mexicanos descubren secuencia genética del coronavirus que llegó a México



Ciudad de México.- En un esfuerzo conjunto, investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), del Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos y del Instituto Nacional de Nutrición Salvador Zubirán descubrieron la secuencia genética de la cepa del coronavirus llegada a México.



El descubrimiento demoró cinco días y esta información servirá para saber cómo se desarrolla el virus al momento de infectar el cuerpo, así como para la generación de una vacuna, misma que tardaría al menos de año a año y medio según declaraciones de Yolanda López Vidal quien es especialista del Programa de Inmunología Molecular Microbiana de la Facultad de Medicina de la UNAM.



Este logró coordinadose sumará a la base de datos internacional donde se registran las secuencias genómicas de los virus presentados en las distintas naciones –hasta ahora 22 países diferentes lo han hecho- y así conocer las especificidades del virus en cada región.



“La secuencia de este virus está muy asociada, tiene nada más tres o cuatro cambios, con el virus que se reportó de Brasil, que también venía de la misma zona de Lombardía (Italia). Esta cepa mexicana está cercanamente asociada a la de Lombardía y al caso brasileño que venía de la misma región. Como un cuarto componente de secuencias, es un virus proveniente de Alemania. Son como pequeñas huellas genéticas que nos permiten irle dando seguimiento a la dispersión del virus”, explico el investigador Carlos Arias Ortiz quien se desempeña en el Instituto de Biotecnología y forma parte del equipo mexicano que ha caracterizado al virus.



Cabe mencionar que en Brasil hubo un logro similar al poder descifrar la secuencia genética a partir de un virus registrado en aquel país el 26 de febrero; en México se hizo con muestras de los primeros casos registrados con contagio de coronavirus en el territorio nacional el pasado 28 de febrero.