Cien mil deudos se pueden asimilar fumando un churro



Ciudad de México.- Sería posible que los deudos de más de 100,000 muertos y un millón de familias afligidas por el contagio de seres queridos de COVID-19 se unieran y protestarán por las calles, creen haría sensible al gobierno de la 4T del otrora Movimiento de Regeneración Nacional o mejor se echarán un churro con esa reforma que está más fumable que nada.



No es posible que Andrés Manuel López Obrador, destaque el trabajo realizado desde marzo pasado a la fecha del subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, y el responsable de la Secretaría de Salud, Jorge Alcocer, a quien resalta por ser Premio Nacional de Ciencia e investigador emérito, al decir que han hecho lo correcto durante la pandemia.



“Lo más importante es que son personas honestas que no se dejan dominar por lo material, tienen dimensión social y han trabajado día y noche desde el inicio de la pandemia’’, dijo López Obrador. Échate esa. Donde ven ustedes lo material en la pérdida de un ser humano.



Son más de 100,000 muertos por el coronavirus, como es posible ser simplista ante el dolor de padres, madres, tíos, primos, hermanos y amigos de quienes, ya no están por la ceguera de la política de salud implementada. ¿Qué podría hacer? abrir los ojos o echar un reojo a “verdaderas cifras’’ y no sostener: “yo tengo otras’’.



Es inverosímil, López-Gatell y el otro López, no tienen corazón ni sentido humanista. Si no ha defendido a las mujeres por feminicidios y violencia familiar a causa del aislamiento social o refuta siempre que los “pobres primero’’ y “el pueblo sabio’’, pues son esos que se están ahogando en el sureste mexicano o ya perdieron sus pertenencias y viviendas.



O será que López Obrador, es de los que sembrará arbolitos de marihuana y su gabinete legal y ampliado lo acompañará a un aquelarre de quema de mota en anafre o bracero para ponerse un pasón y olvidar la desgracia sanitaria y económica en la que nos encontramos la mayoría de los mexicanos.



Se han puesto a pensar en cómo harán las autoridades preventivas frenar el exceso de gramos que los mexicanos adeptos a ese olor y sabor portan, traerá a los policías como primera autoridad, una máquina de multas o en la mano una pesa gramera electrónica.



O ingresar a un domicilio donde una familia de seis personas digamos y tres de ellos le pegan al estupefaciente y deciden: “nos toca de cinco arbolitos por tatema’’ y verán 15 matas de mota en invernaderos, jardines o maceteros.



Quién nos puede responder eso, si los 500 diputados y 128 senadores que conforman el H. Congreso de la Unión, ni siquiera han elaborado la letra chiquita y hasta se habla de un Instituto mariguanero. Alguien sabe cuál será su función, cuando sólo se presume que será el regulador.

COMMODATO



El caso del general Salvador Cienfuegos, detenido por Estados Unidos acusado de graves ilícitos, que después reculó y devolvió a México, y la Fiscalía General de la República (FGR) a cargo de Alejandro Gertz Manero sólo le aviso: “lo estamos investigado’’, pero no le dijo de qué.



La detención a los reporteros de los 80, nos remitió a la espectacular captura del general Jesús Héctor Gutiérrez Rebollo, cuando se desempeñaba como primer “Zar Antidrogas’’ mexicano y ocupaba el cargo de director del Instituto Nacional de Combate a las Drogas (INCD).



Se le vinculó de estar relacionado con el extinto Amado Carrillo Fuentes “El Señor de los Cielos’’. General que falleció a la edad de 79 años en diciembre de 2013, ya que había sido condenado por delitos de soborno, obstrucción de la justicia y facilitar el transporte de cocaína del cártel de Juárez.



Ahora esperar otro rollo de “otros datos’’ y haber en que concluye la telenovela 100 fuegos o fue una llamarada de petate.

  • Rubén Torres

    Rubén Torres

    Defeño, reporteando desde 1980. Graduado en la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, generación 1984-1988. Trabajó 13 años en Inter Press Service (IPS), corresponsalía en México, donde fue becario del entonces Programa de Naciones Unidas para la Fiscalización de las Drogas (PNUFID) hoy JIFE. Reportero de los periódicos El Día, UNOMASUNO, El Nacional, Agencia Notimex, El Sol de México y El Economista. Hoy corresponsal en Chetumal y Cancún en Luces del Siglo. He cubierto casi todas las fuentes, menos espectáculos, esos los doy y deportes. Profesor de periodismo durante 20 años en la extinta escuela de Periodismo y Arte (PART).