Central de Abasto, en pie frente a coronavirus



Ciudad de México.-Frente a la Fase 3 de la pandemia de Covid-19, el 90 por ciento de los comerciantes del mercado mayorista más grande del país continúan laborando para no detener el abasto de alimentos y desmentir el cese de labores.



En entrevista para Capital CDMX, Pedro Torres, presidente de la Unión de Comerciantes de Frutas, Legumbres, Abarrotes y Locales Comerciales (UNCOFYL) de la Central de Abasto de la Ciudad de México, detalló que de 3 mil 600 bodegas del mercado alrededor del 10 por ciento han cerrado como medida de protección tras confirmarse la existencia de 25 casos positivos de coronavirus.



“Hay muchos compañeros que han preferido resguardarse en su casas, porque lógicamente no es un juego, y tenemos la necesidad de cuidarnos”, señaló.





Por miedo, locatarios se han visto en la necesidad de bajar cortinas, como es en el caso de la sección de Frutas, donde trabajadores han descargado y guardado en sus bodegas los frutos perecederos para reactivar su venta las próximas semanas, cuando pase el pico más alto de contagios.



Torres aseguró que los contagios fueron externos, pero al ser la Ceda un punto inevitable de encuentro en Iztapalapa, se registraron los primeros casos.





“Desde hace tres semanas, casi un mes estuvimos preparándonos para la contingencia, trabajamos en conjunto con la Administración, pero ahí faltó un poquito de coordinación con la Jefa de Gobierno. Tarde, pero llegó la ayuda”, manifestó.





Además de mantener limpieza constante, procurar el lavado de manos y uso de gel antibacterial -como se observa en la sección de Abarrotes- fuera de los locales hay anuncios que señalan “sin cubrebocas no atendemos”; los comerciantes abren a las 4 de la mañana y cierran antes del mediodía para cumplir con las ventas y exponerse lo menos posible.



“El campo sigue trabajando, a pesar de que hay compañeros que han cerrado. Nos regimos por la ley de la oferta y la demanda , cuando no hay tanto de un producto, incrementa su precio”, detalló el representante de la UNCOFYL tras destacar que en abril y mayo se registran los cambios en temporal y producción de ciertas verduras, frutas y hortalizas.



Sin ningún tipo de apoyo económico o condonación por parte del Fideicomiso Ceda ni el Gobierno Local, los comerciantes de la Central de Abasto buscan salir adelante de la pandemia sin pérdidas de empleo y tomando las medidas de salud necesarias para hacer llegar los alimentos básicos a los hogares mexicanos, con el mensaje: “la Central de Abasto no para”.



Foto: Obturador MX