Capitalinos sospechosos de Covid se niegan a proporcionar datos de sus contactos



Ciudad de México.-En la CDMX persiste una respuesta negativa entre la población sospechosa de portar la Covid-19, para proporcionar a las autoridades capitalinas información de sus contactos que permita ayudar a la contención de la enfermedad.



De acuerdo con el reporte diario del SARS-Cov2 que la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum publica en sus redes sociales y en conferencias de prensa, esa negativa es sistemática y ha crecido desde que el pasado 2 de julio la mandataria incluyó la estadística sobre el número de personas que reciben una llamada telefónica desde Locatel, como parte del Sistema de Rastreo de Contactos.



El pasado 10 de junio, cuando la propia Sheinbaum presentó el Programa de Detección, Protección y Resguardo de Casos (Coronavirus) COVID-19, se dio a conocer un fortalecimiento del plan de telemedicina por Locatel y el 911, para la atención de población vulnerable y con comorbilidades, para el seguimiento de casos leves que puedan llevar la enfermedad en su casa y recibir el kit de apoyo médico y alimentario, así como para canalizar oportunamente a los casos sospechosos a alguno de los 117 centros de salud para la aplicación de una prueba de detección de este coronavirus.



Después, la administración capitalina informó que a los casos positivos de Covid-19 y sus contactos se les llamará desde Locatel, pero a través de un número distinto, el 5554840400.



El reporte más reciente, del 28 de julio, detalla que hasta esa fecha y como parte del Sistema de Rastreo de Contactos, había un acumulado de 23 mil 746 llamadas contestadas por parte de la población.



De quienes respondieron la llamada, un 69 por ciento (16 mil 345 personas) aceptaron a responder el cuestionario que forma parte de un tamizaje telefónico aplicado por personal médico.



Sin embargo, de quienes contestaron el cuestionario tan sólo 9 mil 944 proporcionaron datos de sus contactos que por esa situación son sospechosos de portar la Covid-19, es decir, sólo 39 por ciento ofreció información de las personas que integran su entorno.



Al 2 de julio, cuando se incluyó por primera vez esa estadística, se informó que hasta ese momento se lograron 10 mil 105 llamadas contestadas, de las cuales en 6 mil 386 las personas respondieron el cuestionario y sólo 3 mil 857 de ellas aceptaron proporcionar datos de contacto, es decir, apenas un 38 por ciento de quienes respondieron al teléfono y poco más de la mitad de quienes contestaron el tamizaje.



Para el 10 de julio ya se habían acumulado 14 mil 554 llamadas contestadas, pero la tendencia negativa a la respuesta de los capitalinos se mantuvo, pues tan solo 9 mil 539 aceptaron el cuestionario y únicamente 5 mil 925 proporcionaron datos de sus contactos.



Al 21 de julio ya se reportaban 19 mil llamadas contestadas, con 12 mil 797 cuestionarios aceptados y sólo 7 mil 955 personas que otorgaron los datos de contactos, es decir, sólo un 40 por ciento de quienes levantaron el teléfono.