Capitalinos pierden 4 horas diarias en movilizarse

Ciudad de México.- La movilidad en la capital tiene distintos niveles de sufrimiento. Quizá el más doloroso es cruzar la frontera entre la Ciudad de México y el Estado de México.
Quienes viven en el Edomex y trabajan o estudian en la Ciudad de México pasan un promedio de cuatro horas diarias en el  transporte público, recorriendo un camino gris de hacinamiento; cuatro horas diarias de inseguridad y hostilidad.

Luisa Delgado, estudiante de 23 años que vive en Texcoco, Estado de México, recuerda que una vez hizo cinco horas desde la delegación Coyoacán hasta su casa, salió de trabajar a las cinco de la tarde y regresó –llorando- hasta las diez de la noche a su casa. Es precisamente la delegación Coyoacán una de las demarcaciones que albergan el mayor número de personas que viene de fuera a trabajar a la ciudad.

En Coyoacán son 199 mil 792 personas de fuera las que llegan a esa delegación a trabajar de acuerdo con la Encuesta Intercensal 2015 presentada hoy por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).
Según los datos del INEGI, la Cuauhtémoc recibe a diario 508 mil 458 personas foráneas para ocupar lugares de trabajo en esa delegación. De la población ocupada total en México (45.1 millones de personas) el 18.2% de personas laboran en un municipio diferente al de su dependencia.

En la Ciudad de México, el 87% de la población se traslada a su trabajo en transporte público, bicicleta o caminando, mientras que el 25.8% lo hace en automóvil, sobre todo en la delegación Benito Juárez.

Asimismo, la población flotante que ingresa al Distrito Federal para trabajar o estudiar representan un millón 720 mil 145, mientras que las personas que salen de la capital a otros estados para trabajar son 227 mil 657.

Luisa gasta en promedio cien pesos a diario en trasladarse a la ciudad y a la semana pasa veinte horas en el transporte público. Cuando sale de su casa en la Calle Cuauhtémoc, de la colonia San Mateo se dirige a la estación ADO y toma un autobús que recorre la autopista Peñon-Texcoco, de ahí pasa por el Aeropuerto hasta llegar a la Terminal de Autobuses de Pasajeros de Oriente (TAPO) cuando llega ahí, Luisa sabe que ya sólo le quedan veinte minutos para llegar al Centro Histórico, lugar donde estudia.
De acuerdo con el Informe del Institute for Business Value (IBV) de 2014 la ciudad de México es considerada la ciudad más dolorosa del mundo para desplazarse, pues un trabajador debe invertir 2 horas y media, en promedio, de su casa a su centro laboral y de regreso, además de gastar un tercio de sus ingresos en transporte.

Estos resultados, obtenidos en su más reciente Encuesta del dolor del viajero, realizada entre más de 8 mil residentes de 20 grandes ciudades del mundo, se deben a que en solamente cuatro décadas la población de la ciudad se cuadruplicó, de 5 a 22 millones personas.