CDMX seguirá en rojo. Saturación hospitalaria es de 86.3 por ciento, la más alta de toda la pandemia



Ciudad de México.-La CDMX seguirá en semáforo rojo la siguiente semana con las mismas restricciones que las autoridades capitalinas impusieron desde el 19 de diciembre, es decir, en teoría sólo están permitidas las actividades económicas esenciales.



En videoconferencia, la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum reconoció que el porcentaje de saturación hospitalaria es ya de 86.31 por ciento. Esa cifra creció en 2.3 por ciento de un día otro, pues ayer el porcentaje de saturación era de 84 por ciento.



El porcentaje de ocupación que se registra ahora es el más alto registrado a lo largo de la pandemia. De camas generales quedan disponibles 771 y camas de intubación quedan disponibles 246.



El reporte de este viernes que explicó la mandataria da cuenta de 6 mil 681 personas hospitalizadas, 5 mil 7 de ellas en camas de atención general y mil 674 en camas de terapia intensiva.



A nivel de Zona Metropolitana del Valle de México el número de camas de hospital ocupadas es de 9 mil 212; de ellas 7 mil 40 están en camas generales y 2 mil 172 en camas de terapia intensiva.



Durante la conferencia, el funcionario de la Agencia Digital de Innovación Pública (ADIP) Eduardo Clark aceptó que el día de ayer hubo un crecimiento de hospitalizaciones mayor al pronosticado en las proyecciones elaboradas por las autoridades locales.



Ante el gran crecimiento de personas en hospitales, la jefa de gobierno anunció que vendrá otro incremento de camas. En el hospital general de Tláhuac habrá 100 camas más, 75 de ellas con ventilador; la Secretaría de la Defensa Nacional agregará 20 camas en el hospital de Chivatito; la Secretaría de Salud local sumará 10 en el hospital de la Villa y en espera de que la siguiente semana entre en operación el hospital de Topilejo se incluirán 100 camas generales y 20 de terapia intensiva en ese nuevo nosocomio.



Sheinbaum dijo también que desde el gobierno federal se trabaja un acuerdo con hospitales privados y el Insabi para que se aporten 100 camas que pagaría la dependencia federal y que estén disponibles para quienes lo requieran.



Ante la saturación, la secretaria de Salud local, Oliva López Arellano, reconoció que el tiempo de espera en hospitales para ingresar pacientes es sobre una hora.



Dijo que existe un trabajo de valoración porque llegan ambulancias que, en algunos casos no requieren traslado e ingresos a hospitales.



Dio a conocer que se ha hecho una importante contratación de personal de salud, de los cuales mil 304 son de honorarios, 4 mil 823 en el nivel ambulatorio, 999 por parte del Insasbi y 282 médicos especialistas concretamente para la pandemia.