| 
Instituto Electoral de la Ciudad de México

Vivir

Buscan prevenir discapacidades por enfermedades vascular cerebral con ejercicios computarizados



Ciudad de México.- Como consecuencia de una enfermedad vascular cerebral (EVC), una de cada tres personas en el mundo sufre algún grado de discapacidad.



Para revertir y prevenir estos daños a la memoria, sobre todo en adultos mayores, la académica Laura Elisa Ramos Langure, académica de la Facultad de Psicología (FP) de la UNAM, realiza pruebas mediante un programa computarizado.



Los ejercicios consisten en un entrenamiento diseñado para trabajar la memoria de personas con alguna EVC para que puedan mantener su atención en algo específico.



La EVC es una alteración en las neuronas provocada por la disminución del flujo sanguíneo al cerebro, y dependiendo del área afectada, las secuelas pueden ser dolor, picor, hormigueo o ardor; deficiencias motoras como parálisis en una o varias extremidades; alteraciones de la sensibilidad: temperatura, tacto y dolor; en el lenguaje, que implica dificultad para hablar o vocalizar; en la deglución de alimentos y bebidas; disminución del campo visual; incluso problemas para controlar las emociones.



En México, cada año 118 personas por cada 100 mil padecen esta afección (IMSS, 2018), refirió la universitaria Ramos Langure.



Para el entrenamiento computarizado, los expertos diseñaron un programa y concretaron los parámetros de evaluación en pacientes, para que realicen estudios electrofisiológicos y posteriormente concluyan con la parte bioquímica.



“Para que continúen en el proyecto, primero hacemos pruebas de tamizaje a los pacientes para saber si no tienen deterioro cognitivo o daño neurológico severo; después medimos ‘potenciales evocados’, que justamente se evocan a partir de un estímulo a través de una serie de imágenes que se presentan y en las que se debe identificar una que no es frecuente”.



Cuando este estímulo no ha sido frecuente, el cerebro da una respuesta de alrededor de 300 milisegundos, lo que indica que la persona mantiene su atención y trata de memorizar algo que se le pide en el momento. Pacientes con EVC tardan más milisegundos en hacerlo, por lo que los científicos buscan saber si con un entrenamiento cognitivo la memoria responde como lo hace en quienes no han tenido un evento de ese tipo.

Etiquetas CDMX Noticias Vivir Enfermedad Vascular Cerebral UNAM

Contenido Relacionado

COMENTARIOS

MÁS Vivir