Busca Papa Francisco recuperar a los jóvenes; llega nuevo arzobispo a Tlanepantla



Ciudad de México.- El Papa Francisco participa en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) en Panamá en donde ha planteado los desafíos a los que se enfrentan los jóvenes, que desde hace décadas se han alejado de la Iglesia Católica, por no responder a sus expectativas.



Y lo que pretende es perfilar los caminos para que los templos, hoy casi vacíos de jóvenes, sean una referencia para la juventud.



En la JMJ a la que asiste miles de jóvenes de varias partes del mundo, Francisco ha dejado en sus mensajes la preocupación de atender a la juventud para que no perciban a una iglesia fuera de época, en la que no encuentran apoyo, ni respuestas a sus inquietudes.



Por eso en la reunión con los obispos de Centroamérica, les llamó la atención y les indicó que para atender a la juventud “róbenselos a la calle antes de que sea la cultura de muerte la que vendiéndoles humo y mágicas soluciones se apodere y aproveche de su imaginación”.



Al dirigirse a los jóvenes en la inauguración de la JMJ afirmó que no sirve de nada para crear una “Iglesia paralela”, “un poco más divertida” o “cool”.



El encuentro continuará hasta el domingo, pero la efectividad de la JMJ se verá en los próximos años, porque en los templos católicos los grandes ausentes son los jóvenes.

José Antonio Fernández nuevo arzobispo de Tlanepantla



El tan esperado nombramiento del arzobispo de Tlanepantla se dio a conocer este viernes, el Papa Francisco designó a monseñor José Antonio Fernández Hurtado, quien estaba al frente de la Arquidiócesis de Durango.



A casi un año de estar la sede vacante, con la salida del cardenal Carlos Aguiar quien tomó posesión de la Arquidiócesis de México el 5 de febrero del año pasado, llega a la Arquidiócesis de Tlanepantla un clérigo que tiene el sello del perfil de obispo cercano a los fieles, como lo ha demandado el Papa Francisco.



En diciembre pasado en los pasillos eclesiásticos se escuchaba que llegaría a esa arquidiócesis Mario Espinoza, obispo de Mazatlán, amigo desde la juventud del cardenal Carlos Aguiar y a quien él propuso.



Sin embargo, el Papa prefirió a un arzobispo que ha trabajado en las periferias y especialmente con los jóvenes, quien tiene un gran carisma y es querido por los fieles en donde ha estado.



Por su biografía, José Antonio Fernández Hurtado es cercano al grupo de Morelia, que encabeza el cardenal Alberto Suárez Inda, pero se menciona que también recibió el apoyo del actual presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano Rogelio Cabrera.



Fernández Hurtado cuando fue obispo de Tuxtepec, tuvo enfrentamientos con el sacerdote Alejandro Solalinde, defensor de los migrantes, por ser “rebelde” y no querer obedecer las órdenes de su obispo a quien le debe fidelidad.



Por lo que el obispo prefirió no tener problemas con el sacerdote y lo dejó en libertad de realizar su labor de apoyo a los migrantes.



Tan sólo tenía cuatro años haber sido designado arzobispo de Durango y sorprendió su designación.

  • Eugenia Jiménez

    Eugenia Jiménez

    Periodista especializada en la fuente religiosa. Viajar en el avión con dos papas Benedicto XVI y Francisco en sus visitas a México de las mejores experiencias periodísticas. Me gusta el café mexicano y reportear en campo.