| 

Política

Avanza en comisiones reforma que le quita al Congreso local facultades para nombrar auditores internos

Ciudad de México.-Los diputados de Morena en el Congreso capitalino aplicaron hoy su mayoría para avalar en comisiones una serie de reformas a leyes del Sistema Anticorrupción surgidas de propuestas que hizo la Jefa de Gobierno electa, Claudia Sheinbaum. En la parte más polémica y con el rechazo de la oposición, se aprobó quitarle facultades al Congreso de la Ciudad para nombrar a más de 100 contralores internos de los entes de la administración pública local.

Como parte de esta reforma ahora se le darán esas facultades de nombramiento a una sola persona, el futuro titular de la Secretaría de la Contraloría, quien a su vez será propuesto por la Jefa de Gobierno.

Ese polémico cambio de facultades se encuentra en el artículo 16 de la Ley de Auditoría y Control Interno de la Administración Pública de la Ciudad de México, y motivó que los legisladores se enfrascaran en una discusión de casi dos horas, por la presentación de reservas que hicieron los diputados de oposición Guillermo Lerdo de Tejada (PRI), Pablo Montes de Oca (PAN) y Víctor Hugo Lobo (PRD), quienes así trataron de mantener las facultades del Congreso.

Aunque la reforma a esta Ley de Auditoría, así como a la Ley de Fiscalización, se aprobaron por unanimidad en lo general, en lo particular hubo seis votos en contra por parte de la oposición, pero 16 de Morena y de sus aliados del PT y PVEM.

Con la reforma, los contralores internos durarán en su cargo cuatro años, con la posibilidad de ser ratificados por un periodo más. Sólo podrán ser removidos por el titular de la Secretaría o a solicitud de la mayoría calificada de los integrantes del Congreso.

En la reunión de las Comisiones Unidas de Transparencia, Combate a la Corrupción, y de
Rendición de Cuentas, Vigilancia de la Auditoría Superior de la Ciudad de México, los diputados de oposición usaron todo tipo de argumentos para tratar de convencer a los morenistas de no quitarle facultades al Legislativo local.

Con la reforma al artículo 16 se establece que los titulares de los órganos internos de control serán nombrados por la persona titular de la Secretaría, conforme a un sistema de profesionalización, a efecto de asegurar la buena administración y el gobierno Abierto de la Ciudad de México

La redacción actual de ese artículo y que los legisladores de oposición buscaban mantener contempla que los titulares de los órganos autónomos serán seleccionados y propuestos por el titular de la Secretaría de la Contraloría al Congreso de la Ciudad, para su ratificación con la aprobación de la mayoría de los miembros presentes de su Pleno. Esa facultad desaparecerá mañana, cuando el Pleno del Legislativo local avale los cambios.

Jorge Gaviño, coordinador del PRD, consideró que esta modificación tiene visos de inconstitucionalidad, pues se le quieren quitar de un plumazo facultades a los legisladores que bien servirían para fortalecer garantías como la transparencia. Si los diputados mantienen la facultad de avalar ese centenar de cargos se podría debatir y conocer el currículum de los aspirantes, dijo.

Su compañero de bancada, Víctor Hugo Lobo consideró que con esta reforma se dejó un precedente de desprecio a la rendición de cuentas y a la transparencia que mucho se ha venido diciendo en el discurso, pero que en los hechos parece ir en sentido contrario.

Señaló que es sospechoso pretender ocultarle a la opinión pública y a los medios de comunicación el perfil de los responsables de la transparencia, la fiscalización y la rendición de cuentas.

El diputado panista Federico Döring, sostuvo que con este dictamen se cede una facultad sustantiva del Congreso de la CDMX.

“No es cualquier facultad la que está cediendo el Congreso, ésta no es una materia adjetiva, sino sustantiva y cercenarse a sí mismo al Congreso, a sus facultades sustantivas, es un acto de estulticia y de traición política a la encomienda que se juró”, dijo.

Calificó hoy como un día triste para la democracia en la Ciudad, ya que la fracción de Morena ha consumado en comisiones un “atropello” a la transparencia y rendición de cuentas.

“Han impuesto su mayoría para que el Congreso no pueda participar en nombramientos de los contralores y el gobierno se vigile así mismo; vemos que se están dedicando con esta mayoría y prepararse para robar”.

Por su parte, Mauricio Tabe, Coordinador del PAN y Secretario de la Comisión de Transparencia y Combate a la Corrupción aseveró que esta es una decisión ‘histórica’, toda vez que el Congreso de la CDMX renuncia a incidir en los asuntos públicos y de relevancia para la fiscalización de la acción gubernamental.

“Estamos enviando señales de que el Congreso local no es competente”, concluyó.

Guilermo Lerdo de Tejada, del PRI, lamentó la estrategia de restarle facultad del control y de fiscalización al Congreso local, pues se les quita esa función de ser contrapesos del Ejecutivo de la Ciudad.

Legisladores de Morena, como Eduardo Santillán, Valentina Batres y Carlos Castillo salieron en defensa de la reforma.

Para Santillán la administración pública local debe fortalecer su control interno y dijo que esa tarea no le corresponde más que al poder Ejecutivo. En un equilibrio de poderes recordó que el Congreso de la Ciudad tiene sus propias atribuciones y facultades de fiscalización, a través de la revisión de la Cuenta Pública.

Batres rechazó que el dictamen tenga visos de inconstitucionalidad. Argumentó que la carta magna no le prohíbe al Ejecutivo seleccionar a quienes integrarán sus propios órganos internos de control. “Meter eso aquí, en el Congreso local, es colapsar las tareas legislativas, son 150 nombramientos y eso nos llevaría a generar un mecanismo para hacer la pasarela”, dijo.

Carlos Castillo, presidente de la Comisión de Transparencia dijo que si la preocupación de los diputados opositores es que el Congreso no incidirá, les recordó que los diputados tendrán la atribución de ratificar al titular de la Secretaría de la Contraloría en una votación de las dos terceras partes de los legisladores.

“Lo otro es un discurso tramposo, porque la jefa de gobierno no designará a los contralores; será ese contralor general. No caigamos en ese discurso”, dijo bajo el alegato de Jorge Gaviño, quien le recordó que efectivamente el Congreso ratificará al secretario de la Contraloría, pero con base en una terna propuesta por la Jefa de Gobierno.

El documento que será discutido mañana en el Pleno, propone que la persona titular de la Secretaría de la Contraloría General de la Ciudad durará en su
encargo seis años, sin la posibilidad de ser ratificado y será designado por las dos terceras partes de los integrantes presentes del Congreso de la Ciudad de México, a propuesta de una terna enviada por la titular de la Jefatura de Gobierno.

Asimismo, destaca que entre los requisitos para ser titular de la Contraloría General figura el tener ciudadanía mexicana y estar en pleno goce y ejercicio de sus derechos civiles; acreditar experiencia mínima de tres años en materias de transparencia, evaluación, fiscalización, rendición de cuentas, contabilidad gubernamental, control interno, responsabilidades administrativas o combate a la corrupción en la Administración Pública.



Etiquetas Noticias

COMENTARIOS

MÁS Política