| 

Entrevistas

Avanza INE en escenario para la redistritación local en la Ciudad de México

Ciudad de México.- En el proceso de redistritación para la Ciudad de México y como parte del mandato establecido en la Constitución local, autoridades del Instituto Nacional Electoral (INE) han avanzado en el diseño de dos escenarios para llegar a esa reestructura territorial. Ambos proyectos pasaron ya a consulta de los partidos políticos y de representantes de pueblos, barrios y comunidades indígenas de la capital, en espera de tener los nuevos distritos electorales antes del 30 de junio.

Donaciano Muñoz Loyola, vocal ejecutivo de la Junta Local del INE en la Ciudad, explica los avances del proceso para llegar a esa redistritación en la urbe, derivada de un cambio en la forma como se elegirán a los diputados del Congreso capitalino.

El funcionario recuerda que con base en la Constitución de la Ciudad el número de distritos electorales locales bajará a partir del año 2018, de 40 a 33. Lo anterior quiere decir que la cantidad de diputados locales que llegarán por la vía uninominal o votación directa de los capitalinos también se reducirá, de 40 a 33; por el contrario, el número de diputados plurinominales crecerá, de los 26 actuales a 33.

Muñoz Loyola explica que al INE le corresponde por disposición constitucional realizar la geografía electoral a nivel federal y de las entidades, y con base en esa función es que semanas atrás emitió el primer escenario que se puso a consulta de los partidos y representantes indígenas. De ese primer documento sólo el PRI, como instituto político, emitió observaciones y planteó un escenario propio, aunque su propuesta no avanzó, pues resultó que el planteamiento de la autoridad electoral era mejor.

La semana pasada se emitió un segundo proyecto de escenario y en este momento se encuentra en fase de consulta. El vocal ejecutivo del INE explica que estos documentos se generan en base a una serie de variable como la composición geográfica del polígono distrital, la existencia de avenidas o cruces viales y la población existente en cada área de acuerdo al último censo de población del INEGI, el que data del año 2010. “Con base en esas variables se establece una fórmula a través de un sistema y nos genera esos 33 polígonos”, dice.

De lograrse un consenso por parte de todos los partidos políticos respecto a la redistritación, detalla, se aplicará lo que en el INE se denomina criterio 8, el cual establece que en caso de que todas las representaciones de partidos consensaran un escenario alterno al del INE, no habría más revisión y ese escenario se llevaría al seno del consejo general Instituto Electoral para su aprobación.

Si no hubiera consenso de todas las fuerzas políticas, el escenario mejor perfilado tendrá que pasar por un Comité Técnico conformado por el mismo INE, que lo revisará antes de remitirlo al consejo general del propio Instituto. Los integrantes de ese Comité son especialistas en distintas áreas como un geógrafo, un matemática y actuarios, quienes emiten una opinión estrictamente técnica sobre la viabilidad de la delimitación distrital.

“En el Comité toman en cuenta aspectos como tiempos de traslado, delimitación distrital, si coincide con una vía principal. Ellos dan ese análisis y es primero la Dirección Ejecutiva del Registro Federal de Electores, la Junta General Ejecutiva, que es el órgano administrativo máximo, quienes analizan la propuesta y la llevan al seno del Consejo General y se revisa, se discute y en su caso se aprueba, de acuerdo con los criterios que he mencionado”, detalla.

A Muñoz Loyola se le pregunta si se han encontrado resistencias entre los partidos políticos la redistritación electoral, sobre todo ante la posibilidad de que estos afecte territorios donde líderes de partidos tienen hoy una fuerte base social.

“Debo reconocer que hasta este momento nos encontramos propuestas de carácter estrictamente geográfico, en el sentido de que una vialidad pueda no parece la mejor como límite distrital o que en un distrito tenemos dos cabecera de delegación política, pues sobre todo la ley establece que los cómputos distritales se deben hacer en la cabecera de la delegación”, explica el funcionario.

En entrevista con Capital CDMX, dice que en el caso de las comunidades indígenas, la mayor preocupación estriba en que algún pueblo o barrio pudiera quedar dividido por la redistritación. “Queremos que en la gran mayoría, sino en todos los casos, los pueblos queden integrados dentro de un distrito”, dice Donaciano Muñoz, quien agrega que si un pueblo llegara a verse afectado por esta recomposición territorial, será en casos excepcionales y en razón de la propia radiografía de la demarcación donde se encuentre.

Los plazos

El vocal ejecutivo del INE en la Ciudad explica que el plazo del Instituto para tener lista la redistritación local es el último día hábil de junio, aunque señala que en esta semana se tendrán ya las propuestas y observaciones de los partidos y de las comunidades indígenas, con la intención de que antes de finalizar ese mes se tenga el documento aprobado por parte del Consejo General del INE.

Se le pregunta si las impugnaciones que existen en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) pueden afectar el proceso para realizar la redistritación.

“No en principio. El INE hizo un primer proyecto de redistritación tomando en cuenta los 40 distritos que tenía la anterior ley. Cuando tuvimos el anuncio sobre bajar de 40 a 33, el INE volvió a plantear su calendario e insumos para hacer esa redistritación.

Si mañana derivado de esa impugnación, la Corte decide volver a la configuración de los 40 u otra distinta, el INE está preparado para hacer ese ejercicio, dado que ya tiene el insumo fundamental, que es la fórmula de la cual se deriva la reconfiguración de los polígonos en la ciudad”, expone.

Recuerda que el proceso electoral arranca en septiembre y por lo tanto se tendría como límite ese mes o en todo caso la fecha que disponga la SCJN, si es que hubiera una modificación.

Etiquetas Constituyente

COMENTARIOS

MÁS Entrevistas