Atizan diputadas sus diferencias al oficializar renuncias al PVEM y al PT



Ciudad de México.-La renuncia de las diputadas Teresa Ramos al PVEM, así como de Leonor Gómez Otegui y Lizette Clavel al PT, dejaron al descubierto las profundas diferencias y la crisis de interlocución existente entre las legisladores locales, que hacían inviable el trabajo político al interior de esos grupos parlamentarios.



Hoy, en la Comisión Permanente del Congreso capitalino se oficializaron las decisiones de estas diputadas para separarse de las bancadas a las cuales pertenecieron durante la primera parte de la actual Legislatura, lo que en el caso del PVEM tiene los efectos más perniciosos, pues al quedarse con sólo una integrante --Alesandra Rojo de la Vega--, dejará de existir esa fracción legislativa.



Pero Alesandra Rojo salió hoy a argumentar que la dimisión de Teresa Ramos no necesariamente implica la desaparición de la bancada pevemista, pues existe la posibilidad de que esta permanezca, en aras de la pluralidad. Argumentó que existen antecedentes en la extinta ALDF, donde en apego a la Ley Orgánica, se acordó la permanencia de grupos parlamentarios. "tal y como ha sucedido en otras instancias legislativas como la Cámara de Diputados y el Senado de la República", expuso.



Al mismo tiempo, la diputada del PVEM inscribió hoy un comunicado en la Comisión Permanente de este miércoles, para hacer una excitativa a la Comisión de Medio Ambiente que todavía preside su ahora ex compañera Teresa Ramos, para que dictamine ya siete iniciativas de ley que se encuentran en la congeladora, todas ellas promovidas por Rojo de la Vega.



Ayer, Teresa Ramos exponía en comunicado sus razones para dejar el PVEM. Reconoció diferencias irreconciliables con Alessandra Rojo.



En un tono más duro, para referirse a su renuncia del PT, habló la diputada Lizette Clavel, quien expuso ante la Comisión Permanente que su separación de la bancada "se debe a una presunta discrepancia en la forma de coordinación y manejo de dicha fracción, mismas que privilegian la instrucción y la coacción por sobre el diálogo y el consenso. Es el caso que conminada a votar contra mi conciencia, reusé cumplir la indicación y, en consecuencia, se han tomado acciones que dejan claro el talante



arbitrario con que en esa instancia se toman decisiones", expresó en abierta crítica contra la coordinadora petista Circe Camacho.



Por su parte, Leonor Gómez Otegui fue menos severa en sus razones para renunciar. Dijo que siempre es obligación de los representantes populares replantear su presente para ser congruentes con sus ideales y cumplir a cabalidad con los compromisos con la sociedad.



"Consciente de esto, asumo que la mejor forma de contribuir a la prosperidad y desarrollo de nuestra ciudad, es trabajar con una perspectiva de representación popular libre e
independiente, pero siempre comprometida con las mejores causas sociales", dijo Gómez Otegui.