Atiza AMLO violencia contra las mujeres periodistas



Ciudad de México.- En las mañaneras desde el púlpito donde el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, conocido como AMLO, ha revelado su intolerancia hacia las mujeres desde la marcha feminista de marzo pasado, desairó a la reportera Isabel González, adorable compañera, a la cual le deseó la muerte uno de sus “pasquineros’’ aduladores con parche y vamos a mitad de año, pero se prevé la oscuridad para ellas.



Así lo reveló el estudio “Cartografía de Agresiones Contra Mujeres Periodistas en México’’, realizado por el organismo Comunicación e Información de la Mujer A.C. (CIMAC), que arrojó que en 18 años o sea tres sexenios, ocurrieron 898 agresiones contra mujeres periodistas, de esos en 19 casos concluyeron en feminicidios y eso que aún no concluye la crisis del COVID-19.



CIMAC reportó que durante la administración del priísta Enrique Peña Nieto, ocurrieron 422 agresiones contra mujeres periodistas, que es un 222% más que el sexenio anterior y en lo que va de López Obrador, se documentaron 271 casos de violencia conta ellas, lo que daría un caso de una periodista violentada cada dos días y se vislumbra el año más violento para las comunicadoras.



A lo largo de 18 años la marca registrada es la impunidad como constante, falta de investigación en los casos, persecución contra ellas, nulas capturas, deficientes enjuiciamientos y condenas de los responsables, lo que provoca la repetición de asesinatos y todo tipo de violencia contra las periodistas.



El reporte de CIMAC expone que en 35% de los casos la agresión fue perpetrada por gobiernos locales, estatales y federal, la Ciudad de México cuenta 154 casos, Veracruz 100, Puebla 84, Coahuila 63 y Guerrero 52, no hay una sola entidad que la libre y el 70% ocurrió cuando estaban realizando investigaciones periodísticas.



Que es lo que padecen: 77% de los casos son amenazas, desprestigio a su labor periodística y hostigamiento, en 37% de otros hubo violencia física como detención arbitraria, privación ilegal de la libertad y ataques con arma de fuego, un 12% fue violencia patrimonial.



Así como allanamiento de su vivienda, despojo de material de trabajo y daños a los bienes de las periodistas, la violencia sexual como el acoso sexual, tanto en redes sociales como espacio físico, campañas de difamación o amenazas con connotaciones sexuales estuvo presente en 6% de los casos.



Los hechos más violentos según CIMAC, suceden en mayor medida en espacios institucionales en un 46%, comunitarios en 30%, laboral 3%, pero en los últimos años se ha registrado un aumento en las agresiones digitales con 18%, atizados por la verborrea del actual Presidente en sus tan mentadas mañaneras.

COMMODATO



En Quintana Roo, también hace aire con 25 casos en ese lapso, perpetrados contra directoras, jefas de información, columnistas, reporteras y conductoras en medios digitales, electrónicos y escritos, los agresores han sido principalmente el Gobernador, alcaldes y la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) en turno.



El estudio CIMAC expone que de 2002 a 2020 las agresiones van desde abuso sexual, amenazas de muerte, intento de homicidio, tortura física y psicológica, acoso y abuso laboral, intimidación, calumnia, censura y hackeo de sus cuentas, principalmente.



Y estos han ocurrido en medios de comunicación que se han asentado o tuvieron sus sedes en los municipios de Benito Juárez (Cancún), Othón P. Blanco (Chetumal), Solidaridad (Playa del Carmen), Puerto Morelos y Cozumel en los últimos 18 años de acuerdo con el estudio elaborado por el organismo integrado por mujeres de todo el país.

  • Rubén Torres

    Rubén Torres

    Defeño, reporteando desde 1980. Graduado en la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, generación 1984-1988. Trabajó 13 años en Inter Press Service (IPS), corresponsalía en México, donde fue becario del entonces Programa de Naciones Unidas para la Fiscalización de las Drogas (PNUFID) hoy JIFE. Reportero de los periódicos El Día, UNOMASUNO, El Nacional, Agencia Notimex, El Sol de México y El Economista. Hoy corresponsal en Chetumal y Cancún en Luces del Siglo. He cubierto casi todas las fuentes, menos espectáculos, esos los doy y deportes. Profesor de periodismo durante 20 años en la extinta escuela de Periodismo y Arte (PART).