Asesinan a científico que estaba cerca de hallazgos significativos sobre el Covid-19



Ciudad de México.- Bing Liu, de 37 años, profesor asistente de investigación de la Universidad de Pittsburg fue encontrado muerto en su casa el fin de semana pasado.



Según un comunicado de prensa del Departamento de Tecnología Computacional y de Sistemas de la Facultad de Medicina de la universidad, aparentemente, se trata de un caso de asesinato y suicidio cuya causa aún se desconoce.



Según el comunicado, la policía cree que un hombre le disparó a Liu varias veces dentro de su casa.



TE PUEDE INTERESAR: Pide OMS revisar muestras de pacientes tras la detención de un supuesto caso de Covid-19 en Francia desde diciembre



El presunto agresor, Hao Gu de 46 años, un hombre que conocía a Liu (aunque no se haya aclarado la relación entre ambos), fue encontrado muerto en un automóvil cercano al lugar de los hechos con una presunta herida autoinfligida, aunque las causas no están claras del todo y la investigación está en curso.



Bing Liu trabajaba en la escuela de medicina de la Universidad de Pittsburg en el departamento de bioinformática (computación y sistemas aplicados a la Biología). En ese departamento, Lui investigaba los mecanismos celulares del contagio por el virus SARS-CoV-2 y las consecuencias que tenía en el organismo a nivel celular.



Al enterarse de su muerte, los colegas del departamento expresaron su duelo:



“Bing estaba a punto de hacer descubrimientos muy importantes para entender los mecanismos celulares detrás de las infecciones de SARS-CoV-2 y las bases celulares de las complicaciones de la enfermedad que produce. Continuaremos con sus investigaciones para rendir homenaje a su excelencia científica.”



TE PUEDE INTERESAR: Calcula tu riesgo de agravamiento en caso de contraer Coronavirus



Bing Liu fue encontrado con heridas de escopeta en la cabeza, en el cuello, en el torso, y en las extremidades. Su esposa, al momento del asesinato, no se encontraba en casa. Las puertas traseras y del patio en la casa estaban abiertas. Los vecinos no escucharon los disparos y no hay reportes de nada robado en la residencia.