| 

Sustentabilidad

Aprueban comisiones de ALDF Ley de Sustentabilidad Hídrica. A deudores aplicarán cortes en suministro de agua

Ciudad de México.- Durante una tensa reunión que por momentos parecía salirse de control, las comisiones unidas de Gestión Integral del Agua y de Medio Ambiente en la ALDF aprobaron este martes una nueva Ley de Sustentabilidad Hídrica para la Ciudad que, entre los temas más polémicos, permite la restricción del servicio a usuarios domésticos que no hayan pagado dos bimestres en forma consecutiva o alternada, o reincidan en declarar consumos menores a los determinados por la autoridad.

La nueva legislación, con la cual quedará derogada la actual Ley de Aguas del DF, señala en su artículo 68 que cuando se restringa el servicio de agua potable a los deudores domésticos, el Sistema de Aguas de la CDMX (Sacmex) realizará un abasto mínimo al domicilio, de sólo 50 litros por día.

“Estarán exentos de lo dispuesto en el párrafo anterior los jubilados, pensionados, las personas de la tercera edad, aquellas con alguna discapacidad y madres jefas de familia. Los jubilados y pensionados por cesantía en edad avanzada, por vejez, por incapacidad, por riesgos de trabajo e invalidez; deberán acreditar que son propietarios y cuentan con una pensión o jubilación de conformidad a lo dispuesto por el Código Fiscal de la Ciudad de México. En estos casos el valor catastral del inmueble de uso habitacional no deberá exceder de la cantidad de $919,179.81”, se lee en ese artículo.

Para usuarios no domésticos, como negocios y empresas, la Ley de Sustentabilidad Hídrica establece sanciones más severas, pues en esos casos el artículo 99 señala que habrá una suspensión total del servicio por la falta de pago en dos o más periodos consecutivos o alternados. El suministro no se les reinstalará hasta que hayan cubierto el adeudo, así como las multas generadas por la omisión de pago y por la reinstalación del servicio.

El debate

La restricción en el servicio fue uno de los temas que se discutieron de forma más acalorada durante la reunión de comisiones unidas, pues la diputada del partido Morena, Aleida Alavez reclamaba que en esta nueva ley se violaba abiertamente el derecho humano al agua establecido como una garantía en la Constitución de la Ciudad de México.

Lamentaba que para los usuarios domésticos se permitirá la suspensión total del servicio y señalaba que, de acuerdo con el artículo décimo primero transitorio de la Constitución capitalina, la ALDF sólo está facultada para expedir las leyes secundarias del poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial, pero no la Ley de Sustentabilidad Hídrica. Hasta acusó que se pretendía aprobar una versión del dictamen distinta a la que previamente se había distribuido.

Alavez trató de argumentar sobre la falta de atribuciones de la ALDF incluso antes de que se diera lectura al orden del día de la sesión, por lo que fue interrumpida por el presidente de la Comisión de Medio Ambiente, el pevemistas Xavier López Adame, quien le dijo que no era el momento procedimental correcto para hacer razonamientos.

Alavez dijo que se estaba intentando transgredir su derecho como diputada a hablar y acusó entre gritos a la diputada del PAN, Wendy González, presidenta de la Comisión de Gestión del Agua, de arrebatar o conceder la palabra como si se tratara de una concesión o de un favor, cuando como legisladora tiene derecho a opinar.

Wendy González sacó a relucir los problemas de quórum que ha habido en el Pleno, debido a la inasistencia de la bancada de Morena, lo que abrió una nueva disputa entre las legisladoras. “¿Quiere que discutamos ese tema? No ponga cosas que nada tienen que ver”, le refutó la morenista, quien insistía en que se le había otorgado el uso de la palabra con anterioridad y ahora la interrumpían.

Cuando finalmente se dio lectura y se aprobó el orden del día, la legisladora de Morena se enfrascó en una discusión que rayaba en los insultos con el diputado panista José Manuel Delgadillo. La morenista decía que, tan mal está esa legislación, que la misma tendrá que dirimirse ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación a través de una impugnación que presentará su partido.

“¡Corra, corra!”, le respondió Delgadillo.

“No me estés mandado a correr a ningún lado. Te vas tú, pero así, eh, porque ya se acostumbraron a estar violentando no sólo los procedimientos y la técnica legislativa, sino la legalidad”, le respondió una enojada Aleida Alavez, que enfatizaba su enfado chasqueándole los dedos al diputado del PAN.

La diputada del PRD, Janet Hernández Sotelo, entró al quite en favor del panista. Pedía que la de Morena se dirigiera con respeto a todos los presentes. “No me interrumpa, estoy en el uso de la palabra”, le reviró la morenista, quien insistió en que la ALDF no tiene las facultades definidas en la Constitución local para aprobar esa ley hídrica. Agregó que será el futuro Congreso local el que cuente con facultades totales para avalar esa legislación.

Alavez acusó también que en la nueva Ley se otorgarán facultades al Sacmex, como organismo descentralizado, para imponer tarifas y subsidios a la población, lo que genera el riesgo de que los habitantes de más escasos recursos enfrenten aumentos exagerados por el suministro.

En el artículo 22, fracción IX del dictamen de ley, se le otorgan facultades al Sacmex para determinar la estructura tarifaria por los servicios públicos a su cargo, tales como el suministro de agua potable, su descarga a la red de drenaje y los servicios conexos para la prestación del mismo que incluyen conexiones a la red de suministro.

En el entendido de ese párrafo, ya no será la ALDF la que determine las tarifas por el suministro, pues además se precisa en el artículo 96 que la Junta de Gobierno del Sacmex será la que defina las tarifas y subsidios.

Alavez también lamentó que en el artículo 6 se faculte al Sacmex a suministrar el servicio hasta en garrafones, pues eso normaliza lo anormal, lo inequitativo y lo injusto para la población.

El artículo 6 establece que, cuando se interrumpa el servicio de suministro de agua en caso de uso doméstico de acuerdo con lo previsto en esa ley, las autoridades garantizarán el abasto de agua para consumo humano a quienes se encuentren en este supuesto, pudiéndose complementar mediante la dotación gratuita a través de carros tanques, hidrantes provisionales o públicos distribuidos en las demarcaciones territoriales de la Ciudad de México o mediante garrafones de agua potable, conforme a criterios poblacionales, geográficos, viales, de accesibilidad y de equidad determinados por el sistema de aguas.

También se señala que para garantizar a la población el libre acceso al agua para su consumo humano se deberán establecer en los parques, plazas comerciales y oficinas públicas del Gobierno de la Ciudad de México bebederos o estaciones de recarga de agua potable.

En el debate, José Manuel Delgadillo expuso que la ALDF cuenta con todas las facultades de acuerdo al artículo 122 de la Constitución federal y 42 del Estatuto de Gobierno que todavía está vigente, para legislar y aprobar la Ley de Sustentabilidad Hídrica. Hasta se ofreció como abogado para asesorar a Morena en la impugnación que esa bancada ya anunció ante la Corte.

Wendy González dijo que la descentralización del Sistema de Aguas no representará la privatización del servicio y en ello estuvo de acuerdo, incluso, la combativa Aleida Alavez.

González agregó que el Sacmex se mantendrá como un organismo más de la administración pública. Dijo que con la nueva Ley de Sustentabilidad Hídrica se busca cambiar el modelo actual de sobreexplotación de las fuentes de abasto y dijo entender la preocupación respecto al abasto en el oriente de la Ciudad, por lo que era necesario legislar al respecto.

Beatriz Rojas, de Morena, expuso que en el dictamen no se salvaguarda el derecho humano al agua y por ello, cuando el documento llegue al Pleno la bancada del Movimiento de Regeneración Nacional presentará sus reservas al documento.

Lamentó que la restricción del abasto establecido en el artículo 68 se pretende aplicar sin tomar en cuenta condiciones como mejorar la calidad del líquido ni la eficiencia en el servicio. “A la ciudadanía la dejan en estado de indefensión”, acusó.

Xavier López Adame, del PVEM, dijo que la restricción de abasto de líquido a los deudores, de 50 litros por día, se apega a recomendaciones hechas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para garantizar el derecho humano al agua, por considerar que es el mínimo de litros necesarios para la sobrevivencia. Recordó que hoy en la Ciudad el consumo promedio por habitante al día es de 380 litros, algo excesivo e irracional.

El dictamen, que previsible se discutirá en el Pleno durante la sesión del jueves, se aprobó por unanimidad en las comisiones unidas. Las morenistas Aleida Alavez y Beatriz Rojas no votaron, pues no son integrantes de esas comisiones.

Etiquetas CDMX ALDF Ley hídrica

COMENTARIOS

MÁS Sustentabilidad