Aprueba Congreso CDMX observaciones de Sheinbaum a Ley de Periodistas



Ciudad de México.-En el último día del periodo ordinario de sesiones, el Pleno del Congreso capitalino aprobó por unanimidad las observaciones que desde finales de octubre de 2019 les remitió la jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum a la Ley del Secreto Profesional y Cláusula de Conciencia para el Ejercicio Periodístico de la CDMX.



Este domingo los legisladores avalaron en sus términos y sin debate las observaciones de la mandataria, con las que se dio marcha atrás a todo lo que la bancada de Morena argumentó en tribuna durante septiembre de 2019 para sostener conceptos y alcances de una ley que terminó por ser vetada.



Sheinbaum expuso en esas observaciones que en el decreto aprobado por los diputados se hacía referencia solo al concepto de “periodistas”, pero no a “colaboradores periodísticos” y, en ese sentido, recordó la importancia que del término “periodista” hizo la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en dos acciones de inconstitucionalidad promovidas por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).



La mandataria explicó que de esa definición depende el acceso o no a mecanismos de protección de derechos, particularmente el secreto periodístico y la libertad de conciencia y por ende es necesario que exista una adecuada definición de los potenciales beneficiarios de esos mecanismos.



Así, en el dictamen que el Congreso local aprobó este 31 de mayo quedó integrado el concepto de “colaborador periodístico”, entendido como el de toda persona que hace del ejercicio de las libertades de expresión y/o información su actividad principal o complementaria, ya sea de manera esporádica o regular, sin que se requiera de registro gremial, remuneración o acreditación alguna para su ejercicio.



Tambien se logró respetar la definición del concepto de periodista acorde a lo que ya determinó la SCJN. Para quedar como sigue: "Persona periodista: toda persona que hace del ejercicio de las libertades de expresión y/o información su actividad, de manera permanente. Las personas físicas, cuyo trabajo consiste en buscar, recibir, recabar, almacenar, generar, procesar, editar, comentar, opinar, difundir, publicar o proveer información a través de cualquier medio de difusión y comunicación que puede ser impreso, radioeléctrico, digital o imagen, que acredite experiencia o estudios o en su caso título para ejercer el periodismo".



Otra observación de la jefa de gobierno tenía que ver con el derecho de los profesionales de la información para reservarse la revelación de sus fuentes, pues tal y como estaba redactado el artículo 5 fracción I no se garantizaba ese secreto profesional.



En dicho artículo se señaló originalmente que las y los periodistas, al ser citados para comparecer como testigos en procesos jurisdiccionales o en cualquier otro seguido en forma de juicio, podrían reservarse la revelación de sus fuentes de información, identificar a sus fuentes, así como excusar las respuestas que pudieran revelar la identidad de las mismas.



Pero la jefa de Gobierno advirtió que con dicha redacción existía la posibilidad de que el secreto profesional quedara vulnerado cuando, por ejemplo, existiera una investigación de delitos por parte del Ministerio Público o de la Policía de Investigación.



El secreto profesional también quedaría vulnerado si el periodista era llamado a comparecer en juicio no en calidad de testigo, sino como indiciado o procesado.



Así, en la nueva redacción del artículo 5 fracción I quedó establecido que los periodistas y los colaboradores periodísticos, al ser citados para comparecer como testigos, indiciados u otra calidad, ante autoridad ministerial o jurisdiccional en materia penal; así como parte o tercero dentro de un proceso jurisdiccional, podrán reservarse la revelación de sus fuentes, así como excusar las respuestas que pudieran revelar la identidad de las mismas.



En esas observaciones, la jefa de gobierno también advirtió sobre la posibilidad de incurrir en la inconstitucionalidad en el artículo 7 del decreto, pues se establecía que el patrón o el trabajador podrían rescindir en cualquier tiempo la relación de trabajo, por causa justificada, sin incurrir en responsabilidad.



Sheinbaum recordó que la relación laboral en México es de competencia exclusiva del ámbito federal.



De las observaciones que llevaron al veto por parte de Sheinbaum, también se incluyó la que hizo al artículo quinto transitorio de la ley, donde ya quedó establecido que los medios de comunicación ubicados en la CDMX tendrán un plazo de 180 días naturales, a partir de la entrada en vigor del decreto, para hacer públicos sus respectivos códigos de ética y sus estatutos de redacción.



Una vez que el Congreso local avaló esas observaciones, esa ahora responsabilidad del gobierno de Sheinbaum publicar el decreto en la Gaceta Oficial capitalina, para su promulgación y entrada en vigor.