Analizan diputados convocar a un periodo extraordinario para el 29 o 30 de diciembre



Ciudad de México.-En mesa de trabajo virtual, la Junta de Coordinación Política del Congreso capitalino (Jucopo) planteó la posibilidad de realizar un periodo extraordinario de sesiones el próximo 29 o 30 de diciembre, a fin de desahogar diversos temas.



Esta propuesta fue expuesta por el vicecoordinador del grupo parlamentario de MORENA, el diputado José Luis Rodríguez Díaz de León, quien detalló que este periodo tiene como finalidad desahogar diversos temas que “podrían ser acordados por los diputados y diputadas de la Junta de Coordinación Política y la Mesa Directiva para la elaboración del orden del día”.



Al respecto, el presidente de la Jucopo, diputado Víctor Hugo Lobo Román (PRD), sugirió una reunión de seguimiento para la elaboración de los puntos que serían abordados en dicha sesión extraordinaria.



Lobo Román, expresó que “sería la próxima semana, el lunes 28 de diciembre” cuando sesionaría la Jucopo, “a efecto de estar en condiciones de citar al periodo extraordinario el 29 o 30 de diciembre, conociendo previamente el orden del día de dicha sesión”, explicó



En esta sesión virtual de trabajo, se comentaron también los 31 comunicados que se recibieron en esta instancia, entre los que destacó la renuncia del titular del Instituto de Investigaciones Legislativas del Congreso local, Alberto Vanegas Arenas.



Al respecto, el diputado José Luis Rodríguez Díaz de León, vicecoordinador de la fracción parlamentaria de MORENA, propuso mantener como encargado de despacho de este instituto a Germán Torres Serrano, quien se desempeña como secretario técnico del mismo.



LOS PENDIENTES



Capital CDMX dio a conocer la semana pasada algunos de los pendientes que dejaron los diputados locales luego del cierre del periodo ordinario de sesiones, el cual concluyó el 15 de diciembre.



Así, por ejemplo, en la larga lista de pendientes y en materia de procuración de justicia se juntaron temas importantes que al menos este año no se convertirán en decreto y por lo tanto no entrarán en vigor, como una reforma al Código Penal de la CDMX para establecer que serán imprescriptibles los delitos de pederastia, es decir, la violación y el abuso sexual cometidos en contra de menores de 12 años.



Esa reforma, que surgió a partir de una iniciativa de la jefa de gobierno, establecía una pena de prisión de 12 a 20 años, además de la destitución e inhabilitación de los servidores públicos que encubran esos ilícitos.



Respecto al Código Penal también tendrá que esperar una propuesta de reforma denominada “Ley Ingrid”, para sancionar la filtración de imágenes de víctimas por parte de funcionarios o servidores públicos, entre ellos policías preventivos, de investigación y agentes del Ministerio Público.



La adición a un artículo 293 Quarter impone hasta 6 años de cárcel al servidor público que de manera indebida entregue, revele, publique, exponga, distribuya, videograbe o audiograbe, reproduzca, comercialice o comparta imágenes, así como documentos, objetos e indicios del lugar donde se cometió un delito contra una persona.



También está otra iniciativa que surgió a propuesta de la jefa de gobierno, en este caso en materia laboral, para aumentar de 5 a 45 días el derecho a la licencia de paternidad por parte de trabajadores varones, después del nacimiento de su hijo o la adopción de un infante.



En el tintero quedaron dos iniciativas ciudadanas que no llegaron a convertirse siquiera en dictamen, para crear una Ley de Trabajo No Asalariado y que regularían el comercio en vía pública de la Ciudad de México.



Para este caso los diputados locales están en deuda desde febrero pasado, cuando se comprometieron a aprobar el dictamen, y a pesar de las exigencias de las promotoras de esas propuestas, las dirigentes del comercio informal y líderes antagónicas de vendedores en el Centro Histórico: Diana Sánchez Barrios y María Rosete.



Hubo temas polémicos que si alcanzaron a convertirse en dictámenes, pero que a pesar de la denuncia y la exigencia de legisladores de Morena no han visto la luz, como una reforma al Código Civil para permitir a menores de edad el cambio de género en su acta de nacimiento conocida como Ley de Infancias Trans.



Aquí, el legislador morenista y uno de los principales impulsores de la reforma, Temístocles Villanueva, acusó que el Congreso de la Ciudad está secuestrado por una ultraderecha que se niega a reconocer amplios derechos a menores de edad.