Amaneceres



Ciudad de México.- En los tiempos de la cuarentena por Coronavirus, las personas han encontrado un valioso refugio en el arte.



Como no todo es política, en nuestra comunidad nos comparten su prosa.



Les dejamos esta reflexión.



Por Santiago Arguero



Ah cómo se disfruta un amanecer, una fresca brisa en el rostro... pero también se llena de vitalidad el alma con una sonrisa y un abrazo de alguien que quieres; es reconfortante escuchar esa palabra de aliento en los momentos turbios de tu trajín de vida, también es gratificante a tu existencia poder hacerlo para tranquilizar a alguien y no sólo en los momentos de duelo es preciso, es siempre que la oportunidad lo requiera.



Si uno dice, bien; si uno actúa, mejor aún.



La pena es un instrumento de defensa, que con el paso del tiempo puede convertirse en una especie de "autoboicot" si no se sabe controlar; pero nunca es malo experimentarla de vez en cuando. Es una excelente herramienta para irnos fortaleciendo y saber hasta dónde puede llegar cierta debilidad en nuestro actuar y superarla.



Así que a seguir disfrutando porque la vida es corta y si empezamos a cuestionarla, terminaríamos por hacer prejuicios sin razón.