Alertan sobre el resurgimiento de volcán en México



Nayarit.- El volcán Ceboruco, uno de los 15 volcanes mexicanos más peligros y con mayor nivel de riesgo, podría reactivarse en un futuro no muy lejano, de acuerdo a investigaciones realizadas por un equipo científico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Universidad Veracruzana.



El equipo elaboró un Mapa de Peligros del Ceboruco, el cual ha tenido ocho erupciones en los últimos mil años, la más reciente registrada en 1870-1875.



Ceboruco está ubicado sobre el Cinturón Volcánico Mexicano, en el estado de Nayarit, al sureste de tepic, cerca de las poblaciones de Jala y del río Santiago, donde hay varias presas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) que podrían verse afectadas.



“Debemos estar listos; agradecemos la colaboración e interés continuo de la CFE para realizar estos estudios, la articulación para presentar el documento y llegar a nivel de políticas públicas para que la población esté protegida, al igual que la infraestructura y los servicios”, expresó William Lee, coordinador de la Investigación Científica de la UNAM.



El Ceboruco parece un cerro más, no tiene la clásica forma de cono; en torno a él se hicieron estudios geológicos, se caracterizaron las erupciones más representativas de su historial, se definieron escenarios de peligro, se simularon fenómenos volcánicos con diferente software y se construyeron varios mapas que, al final, se integraron en uno.



En el mapa se definen tres escenarios de distinta magnitud: menor, intermedia y mayor, que se distinguen por los distintos volúmenes, alturas de columnas eruptivas e índices de explosividad volcánica. Se hicieron simulaciones considerando los flujos piroclásticos y de lava, lahares (flujos de sedimento y agua) y caída de ceniza.



A partir del estudio y debido a que el Ceboruco es uno de los volcanes más peligrosos de México, se recomienda implementar un sistema de vigilancia volcánica más permanente; divulgar entre la población que se trata de un volcán, no de un cerro; y recordar que la ciudad de Tepic está rodeada de volcanes potencialmente activos, como el San Juan.