Ahonda dirección del Metro confrontación con Sindicato disidente. Destituye a líderes



Ciudad de México.-La dirección del Metro que encabeza Florencia Serranía abrió una línea directa de confrontación en contra de la dirigencia del Sindicato Mexicano de Trabajadores del Sistema de Transporte Colectivo Metro (STC), un gremio disidente dentro de la empresa.



Hoy, a través de una tarjeta informativa, la administración del STC informó que separó de sus puestos y funciones a los trabajadores Héctor Homero Zavala Zavala y Jesús Urban Puerto, secretario General y secretario de Organización, respectivamente, del Sindicato Mexicano, gremio opositor al Sindicato Nacional de Trabajadores del STC que encabeza el sempiterno Fernando Espino Arévalo.



La dirección del Metro acusa a Homero Zavala y a Jesús Urban, de haber incurrido en diversas causales motivo y fundamento de la rescisión; entre ellas, faltas de probidad, injurias, malos tratos contra el personal directivo y administrativo del Organismo, dentro y fuera del servicio, así como desobediencia e incumplimiento de las labores encomendadas.



Agregó que ambos fueron citados para acudir el 17 de abril de 2020 para el levantamiento de un acta administrativa relacionada con los hechos que se les atribuyeron, a fin de que hicieran las manifestaciones correspondientes y aportaran elementos de prueba, a la que indebidamente no comparecieron, a pesar de haber sido notificados personalmente.



“Derivado de todo lo anterior, desde entonces se decidió rescindir su relación de trabajo con fundamento en el artículo 47 fracciones II, IV, VIII, IX y XV de la Ley Federal del Trabajo, lo que en todo caso autoriza la Suprema Corte de Justicia de la Nación en la jurisprudencia con número de registro 182323, situación que les fue comunicada en sus domicilios dentro del plazo que la Ley otorga para tal efecto”, agregó que el STC.



Desde abril, Homero Zavala y Jesús Urban acusaron ser víctimas de hostigamiento y persecución por parte de la dirección del Metro, que buscaba darlos de baja en represalia por señalar las anomalías, averías, malas prácticas y corrupción existente en torno al Metro.



La dirigencia de ese sindicato disidente fue la primera en advertir que la falta de mantenimiento fue la causa de que un tren quedara sin frenos en la estación Observatorio de la línea 1 y se deslizara hasta la estación Tacubaya, donde chocó contra un convoy estacionado y provocó la muerte de un pasajero así como lesiones a otros 48 usuarios.