| 

Política

Advierten desestabilización por retorno de Gómez Urrutia

Ciudad de México.- El retorno de Napoleón Gómez Urrutia al país como senador de la República, sólo provocará la desestabilización de las industrias minera, acerera, metalúrgica y automotriz, pues ocasionará el cierre de empleos en aquellas empresas que no se quieran someter a sus caprichos, consideró el movimiento minero democrático.

También es previsible que con el regreso del viejo dirigente se recrudezcan las huelgas y paros que organizaba a control remoto desde su refugio dorado en Vancouver, Canadá, en donde vivió 12 años, afirmó Ismael Leija Escalante, líder del Sindicato Nacional Democrático Minero.

Precisó que la agrupación sindical que encabeza está formada por 14 mil trabajadores que abandonaron a la vieja institución napista ante los abusos sufridos. El nuevo sindicato le disputó y le ganó a Gómez Urrutia contratos con ocho mil trabajadores y en 2019 le quitará otros seis mil, anunció.

"El viejo sindicato se encuentra disminuido porque 10 organizaciones aglutinan ahora a trabajadores de las ramas minera, siderúrgica, metalúrgica y del acero, de tal manera que 'Napo' sólo tiene una minoría de obreros y ahora quiere recuperar terreno por la fuerza como lo acostumbra", apuntó.

En un comunicado, expuso que las revisiones contractuales en empresas de esos ramos estarán al rojo vivo, ya que seguramente Gómez Urrutia pretenderá desestabilizarlas para arrebatar la titularidad de los contratos.

Recordó las acciones de desestabilización que emprendió en contra de empresas y minas de Peñoles, Altos Hornos de México y Grupo México, por mencionar a algunas, entre las que destacan las huelgas por más de una década que paralizaron las minas de Cananea, Taxco y Sombrete, y los paros en Hércules, la productora de mineral de fierro más importante del país.

Afirmó que la imposición de Gómez Urrutia es un insulto no sólo para los trabajadores mineros, sino para el país, ya que violó los artículos constitucionales 32, 55 y 58, el primero de los cuales define que no puede ocupar un puesto de elección popular un mexicano con doble nacionalidad, puesto que se nacionalizó canadiense, mientras que los dos restantes aclaran que debió haber vivido en su estado por lo menos seis meses antes de las elecciones.

Hizo notar que Gómez Urrutia cambió los estatutos internos del sindicato minero para autonombrarse presidente vitalicio y secretario general, y así poder manipular a la vieja organización sindical desde cualquier lugar del mundo, además de que jamás ha sido trabajador.

"Lamentamos el apoyo que le otorgó el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, a quien pensamos únicamente le generará problemas con los trabajadores auténticos", aseguró Leija Escalante. (Notimex)

Etiquetas Desestabilización Minera Gómez Urrutia

COMENTARIOS

MÁS Política