Adjudicó Sobse contrato irregular por 16.8 mdp para compra de pipas. La empresa es investigada a nivel federal



Ciudad de México.-La Auditoría Superior de la CDMX (ASCM) detectó que en 2019 la Secretaría de Obras (Sobse) otorgó por adjudicación directa y de forma irregular un contrato por 16.8 millones de pesos a la empresa RCU Sistemas, S.A. de C.V. para la adquisición de 10 pipas que servirían para el mantenimiento de áreas verdes en la red vial primaria y de espacios públicos de la capital del país.



De acuerdo con el ente fiscalizador, la Sobse careció de la autorización del titular de la dependencia, Jesús Esteva, y de la justificación debidamente fundada y motivada del área requirente, en la que se acreditara la causa de la adjudicación directa del contrato núm. SOBSE/DGAF/DRMAS/583-19 a esa compañía, luego de que una licitación pública nacional y una invitación restringida a cuando menos tres proveedores se declararon desiertos.



"Por carecer la adjudicación directa de la autorización de su titular y de la justificación debidamente fundada y motivada por el área requirente en la que se acreditara la causa de su realización, la SOBSE incumplió el artículo 54, antepenúltimo párrafo, de la Ley de Adquisiciones para el Distrito Federal vigente en 2019", se lee en el resultado de auditoría ASCM/8/19.



RCU SISTEMAS



El órgano fiscalizador capitalino dio a conocer el Segundo Informe Parcial de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública de la CDMX correspondiente al ejercicio de 2019 y con fecha de corte a octubre pasado.



De los resultados de auditoría y en el caso de la Secretaría de la Obras, destaca este contrato a RCU Sistemas, una empresa que enfrenta observaciones y es investigada a nivel federal también por presuntas irregularidades, en ese caso a propósito de su contratación otorgada durante el pasado sexenio para prestar servicios de seguridad en el Mecanismo de Protección a Periodistas de la Secretaría de Gobernación.



Según los datos que se han hecho públicos, la Secretaría de Gobernación firmó en la época de Miguel Ángel Osorio Chong al frente de esa dependencia, un contrato con RCU Sistemas para que esa compañía brindara seguridad técnica a defensores de derechos humanos y periodistas que habían sido víctimas de amenaza, pero el servicio de la firma fue deficiente a pesar de contar entre su personal con ex militares y ex marinos.



Al menos desde 2009 la empresa ha sido proveedora de instituciones públicas como la CFE y Telecomm, para la reparación y mantenimiento de equipo electrónico.



De acuerdo con el portal Forbes México, la Auditoría Superior de la Federación fiscalizó un gasto generado desde la Segob en 2018 por 337.4 millones de pesos para RCU Sistemas, S.A. de C.V., de los cuales 335.6 millones de pesos se ocuparon en el mecanismo de protección, 1.7 mdp a honorarios fiduciarios y 100 mil pesos a honorarios de auditoría externa.



Los servicios solicitados a esta empresa fueron para la instalación de cámaras de seguridad de vigilancia, refugios de seguridad, vehículos, escoltas y equipo de telefonía satelital, entre otros, pero la ASF encontró que no se validó que el objeto y alcance de los servicios hubieran sido debidamente cumplidos y devengados conforme a las características, especificaciones, términos y condiciones establecidas en el contrato.



AHORA SON PIPAS



Los servicios que presta RCU Sistemas parecen ser multifacéticos, pues el contrato que le otorgó la Secretaría de Obras de la Ciudad fue para la adquisición de 10 camiones tanque tipo pipa elíptico para líquidos, con capacidad de 10 mil litros cada uno.



El contrato sólo tuvo vigencia de un mes y medio, pues abarcó de 15 de noviembre al 31 de diciembre de 2019.



"Derivado de que la licitación pública nacional núm. SOBSE/DGAF/DRMAS/ LPN/006/2019 fue declarada desierta, el 15 de noviembre de 2019 la Dirección de Recursos Materiales, Abastecimientos y Servicios en la SOBSE adjudicó de manera directa al proveedor RCU Sistemas, S.A. de C.V., el contrato administrativo número SOBSE/DGAF/DRMAS/583-19, por un monto de 16,857.7 miles de pesos (IVA incluido), para la adquisición de 10 camiones tanque pipa elíptico para líquidos con capacidad de 10,000 litros, con una vigencia del 15 de noviembre al 31 de diciembre de 2019", se detalla en la auditoría.



De las irregularidades que la ASCM detectó en este caso es que la Sobse favoreció a RCU Sistemas en otros momentos del proceso adjudicatario, pues no le requirió las constancias de adeudo de sus obligaciones fiscales de carácter local.



Cuando la Secretaría de Obras quiso solventar esta omisión, presentó la Constancia de Adeudos por Derecho de Suministro de Agua con fecha de pago del 8 de octubre de 2019, pero del usuario Alcalín, S.A. de C.V. y no del proveedor adjudicado RCU Sistemas, S.A. de C.V.



Además, la Sobse no proporcionó evidencia documental del cumplimiento de las obligaciones fiscales por parte del proveedor adjudicado en materia del Impuesto Predial.



Otra irregularidad detectada consiste en que Obras no remitió a la Dirección General de Recursos Materiales de la Secretaría de Administración y Finanzas los resultados de la adjudicación directa.



También se descubrió que "en el análisis del oficio de solicitud de autorización de adquisición de bienes restringidos y su documentación soporte, se observó que dicho oficio careció del señalamiento del monto estimado de los bienes (IVA incluido); del origen de los recursos (fiscales, crediticios, federales, fondos y de aplicación automática de recursos, entre otros); y de la justificación ampliada, validada por la Dirección General de Administración y Finanzas en la SOBSE, que indique si los bienes por adquirir se encontraban señalados en el Programa Anual de Adquisiciones o en la modificación de dicho programa", sostuvo la ASCM.



Para colmo, la Secretaría de Obras tampoco validó, al momento de la entrega-recepción que los 10 camiones tipo pipa, que las unidades hubiesen cumplido las especificaciones técnicas pactadas en el contrato.



Por todas estas inconsistencias, la Auditoría Superior de la CDMX emitió 13 observaciones y 10 recomendaciones; de estas últimas dos podrían generar probables promociones de acciones por responsabilidades administrativas.



SE CURAN EN SALUD



En previsión de los cuestionamientos generados por los resultados de auditoría, la Secretaría de Administración y Finanzas emitió un comunicado de prensa a través del cual argumentó que no existe un daño a la Hacienda Pública en el ejercicio del presupuesto del año pasado, además de que este se ejerció de acuerdo con los principios de Austeridad Republicana y en beneficio de la ciudadanía.



Respecto a los 7 mil 516 millones 470 mil pesos observados por la Auditoría Superior en el Informe del Resultado 2019, aseguró que el Gobierno de la Ciudad de México cuenta con un periodo de 30 días para responder al informe emitido por el Órgano Fiscalizador.



Luego, señaló que en lo referente al Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud (FASSA), por 4,592.2 millones de pesos, el 89% se utilizó para el pago del personal que labora en los 220 centros de salud dependientes de la Secretaría de Salud, es decir 4,102. 4 millones de pesos, y el monto restante fue ejercido en materiales y suministros, servicios generales, bienes muebles, inmuebles e intangibles.



Con respecto al Seguro Popular, el 47% del presupuesto se ejerció en el pago del personal que se desempeña en los 31 hospitales, es decir, 1,266.0 millones de pesos, el 23% en medicamentos y suministros médicos y el 30% en servicios integrales como el de centro de mezclas y el de banco de sangre, entre otros; con lo que se incluyen los 2,695.2 millones de pesos.
Sobre el Fondo de Aportaciones Múltiple (FAM), en materia educativa, los 15.8 millones de pesos fueron devengados y, en los términos de ley, se entregará la documentación correspondiente para comprobar su ejercicio.