Adiós al apóstol de los migrantes



Ciudad de México.- El sacerdote Pedro Pantoja un hombre comprometido con el evangelio, se le recuerda “alegre, valiente que tuvo agallas que nunca se echó para atrás demandó justicia a los alcaldes, gobernadores y secretarios de Estado” siempre en defensa de los derechos humanos. No logró vencer el Coronavirus y falleció el pasado 18 de diciembre.



Su obispo y amigo en la lucha por la defensa de los derechos humanos Raúl Vera López, en la misa de despedida celebrada en Saltillo en el templo Santa Cruz donde oficio Pantoja los últimos 20 años, con voz entrecortada, dijo: “Pedro hoy nos enseña que vale la pena gastar la vida por cambiar el mundo para que no haya migrantes y obreros mal pagados, aquí se la jugó, él estaba metido en esa defensa”.



Recordó su gran labor por más de 50 años a favor de los migrantes, los mineros, los obreros y campesinos, “fue un ser que se dedicó a cautivar desde muy joven que te hace entender el mundo como es y que te hace entender el sacerdocio”.



“No es poco el trabajo que llevaba en sus espaldas a favor de los pobres”, dijo, tan sólo en la Casa de Saltillo hasta hace tres años habían pasado por ahí más de 100 mil migrantes.



Su salud empezó a estar desgastada, en su corazón traía marcapasos, ya su corazón no tenía fuerza y de ahí se agarró el Coronavirus y se murió de un paro cardiaco”.



Por su labor más allá de la sotana, la defensa de los derechos humanos fue reconocido en México y en el mundo, su muerte consternó a organizaciones internacionales en Europa y en la ONU con las que trabajaba en defensa de los migrantes.



El sacerdote Luis Eduardo recordó: “Pedro decía a nosotros en los albergues no recibimos hombres, mujeres y niños, recibimos ángeles y tenía razón porque son portadores de la esperanza".



El padre Pedro Pantoja deja un legado a un gran número de organizaciones de las que era su maestro y acompañaba en la defensa de los derechos humanos, ahora deberán seguir con el trabajo iniciado sin callarse o amedrentarse porque aún falta mucho camino por recorrer.

Por Covid-19 han fallecido 128 sacerdotes en México



De acuerdo al Centro Católico Multimedial hasta el 14 de diciembre en México habían fallecido por Covid-19 cuatro obispos (tres eméritos y uno en activo) 128 sacerdotes, ocho diáconos y cinco religiosas.



Las Arquidiócesis más afectadas por el número de contagios entre su presbiterio y que han reportado fallecimientos son Puebla, México, Morelia y San Luis Potosí.



Los obispos contagiados por Covid-19 son: Pedro Pablo Elizondo Cárdenas de Cancún-Chetumal; Sigifredo Noriega Barceló de Zacatecas; Raúl Vera López de Saltillo; Salvador Rangel de Mendoza Chilpancingo-Chilapa; Domingo Díaz Martínez de Tulancingo; arzobispo Faustino Armendáriz Jiménez de Durango; José Guadalupe Torres Campos de Ciudad Juárez y arzobispo Francisco Moreno Barrón de Tijuana.

  • Eugenia Jiménez

    Eugenia Jiménez

    Periodista especializada en la fuente religiosa. Viajar en el avión con dos papas Benedicto XVI y Francisco en sus visitas a México de las mejores experiencias periodísticas. Me gusta el café mexicano y reportear en campo.