Acusaciones de corrupción y subejercicios en reunión de alcaldes de Tláhuac y Tlalpan con diputados



Ciudad de México.-Señalamientos de corrupción y cuestionamientos por riesgos de caer en subejercicio marcaron este miércoles las comparecencias de los alcaldes de Tláhuac y Tlalpan ante diputados de la Comisión de Presupuesto del Congreso capitalino.



Por orden alfabético, el primero en tener su reunión virtual con los legisladores fue el titular de Tláhuac, Raymundo Martínez Vite, quien no sólo recibió críticas de parte de la oposición sino también de la diputada de su mismo partido, la morenista Guadalupe Chavira.



Los primeros cuestionamientos hacia Martínez Vite llegaron de parte de la panista América Rangel, quien acusó al alcalde de haber realizado compras de medicamentos a un sobreprecio 300 veces superior al valor de mercado, como aspirina, ketorolaco, paracetamol, alcohol etílico, aspirinas, atropina, entre otros.



Acusó que esa compra se hizo a través del contrato 019/2020 y la proveedora fue Annel Rosalín Gámez Reyes, ex funcionaria del Gobierno de la Ciudad de México, quien además está inhabilitada por perder mil 88 folios de concesión. “Alcalde, me queda claro que está pandemia le vino como anillo al dedo a los bolsillos de uno que otro funcionario”, acusó Rangel.



Por su parte, el perredista Víctor Hugo Lobo señaló que en Tláhuac todavía faltan por comprometer 107 millones de pesos cuando estamos a unos días de que concluya el ejercicio fiscal del 2020, lo cual genera un riesgo de subejercicio.



Lobo señaló que mientras Martínez Vite pide un incremento de presupuesto para el 2021 que es superior en 23 por ciento al aprobado para este año y eso representa 371 millones de pesos, la Secretaría de Finanzas de la Ciudad fijó un techo presupuestal 10 por ciento menor para el próximo año, lo cual significa 500 millones de pesos menos a lo que el propio alcalde esperaba.



En su turno, la diputada de Morena Guadalupe Chavira le planteó exigencias vecinales para atender, como el desabasto de agua y la falta de rehabilitación del centro de Salud en el pueblo de Tetelco, así como atención al panteón del pueblo de Mixquic y luminarias en San Juan Ixtayopan.



Le dijo que el entusiasmo con el que Martínez Vite expresa los logros de su gobierno, no se nota en el territorio, pues la población expone demandas.



Ante los cuestionamientos, el alcalde dijo que en el caso de la compra de medicamentos, la proveedora está inhabilitada, pero negó que por eso estuviera impedida para hacer la entrega de los medicamentos. También rechazó precios elevados en esos productos y mencionó el caso del ácido acetilsalisílico de 100 miligramos, con un precio unitario de 53 pesos.



Aseguró también que todo el presupuesto anual del 2020 ya se tiene comprometido y por ello no habrá subejercicio.



Como el alcalde no respondió a los cuestionamientos que le hizo Guadalupe Chavira, la diputada dijo que si no hay respuesta “esto se vuelve una tomada de pelo” y lamentó que la construcción del presupuesto está orientada a fortalecer el gasto corriente y no el de capital, es decir, se restringe el de obras e inversiones públicas en beneficio del de pago de nómina y burocracia.



VEHÍCULOS EN TLALPAN



En su comparecencia para presentar su propuesta presupuestal del próximo año, la alcaldesa de Tlalpan Patricia Aceves habló de un techo fijado desde la Secretaría de Finanzas que reduce en 9.5 por ciento el gasto para esa demarcación y por eso pidió a los diputados que le “echen la mano”, colocando por lo menos un incremento de 3 por ciento y que representa tan sólo el ajuste inflacionario.



Sin embargo, entre los diputados la alcaldesa encontró poca receptividad, en particular de parte de las bancadas de oposición.



Otra vez, la panista América Rangel dijo que hablar de Tlalpan significa discrecionalidad, abuso de autoridad, opacidad, y corrupción; por eso, dijo que el gobierno de Patricia Elena Aceves no merece ni la más mínima consideración presupuestal hasta que demuestre que puede ejercer los recursos correctamente.
Rangel citó dos ejemplos y lamentó que Tlalpan, con tantas necesidades, haya ejercido sólo el 35.6 por ciento del Presupuesto para la inversión en obra pública, lo que representa que ha invertido únicamente 14 millones de los 346 millones disponibles.
En materia de corrupción refirió la adquisición de vehículos por adjudicación directa, haciendo un quebranto al erario por la compra de 38 unidades a sobreprecio, es decir, por más de 19 millones de pesos.
“Esto no para aquí. el Secretariado Ejecutivo de Seguridad Publica, en su informe de violencia contra las mujeres, coloca a Tlalpan en el lugar ocho de los 100 primeros municipios con delitos de feminicidio, no es posible que la Alcaldía de Tlalpan siendo gobernada por una mujer, no busque erradicar la violencia de género”, dijo la panista, al acusar que la alcaldesa de Tlalpan está más preocupada por reelegirse.
El diputado del PRD, Víctor Hugo Lobo acusó que en Tlalpan también hay riesgo de subejercicio, pues al 30 de octubre aparecen 195 millones de pesos sin comprometer, solo del capítulo 6000, pero hay 767 millones de pesos en general del presupuesto anual sin ejercer.



Patricia Aceves aseguró que el recursos de su administración ya está comprometido y por ello no hay riesgo de subejercicio.



Ante los señalamientos de corrupción hizo una fuerte réplica política. Le dijo a América Rangel que si se habla de violencia, corrupción, opacidad, robo, omisión y falta de capacidad “eso algo que usted me puede decir sobre miembros de su partido, como Lozoya, como Ernesto Cordero, Salvador Vega y muchos otros que a diario sí causan escándalos y que están en investigación”, dijo la alcaldesa.



Por sus expresiones incluso fue reconvenida por la presidenta de la Comisión de Presupuesto, la también morenista Guadalupe Morales, quien le pidió que se ajustara al tema de la comparecencia. “Debemos tener altura de miras en el tema presupuestal, por favor”, atajó la legisladora.



Patricia Aceves dijo que en el caso de la compra de vehículos, los funcionarios que pudieran estar involucrados ya están cesados, además de que ella misma pidió al Contralor General de la CDMX que hiciera una indagatoria más completa.



Explicó que se trata de un director general y de una jefa de unidad departamental, mientras que otra funcionaria cuyo nombre mencionó, Beatriz Sandoval Fuentes, solo tuvo una amonestación pública.