ASF detectó daño al erario por 68.7 mdp y obras de mala calidad en ampliación del Metrobús línea 5



Ciudad de México.-La Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó que en el 2019 el gobierno de Claudia Sheinbaum incurrió en un probable daño o perjuicio a la hacienda pública por 68 millones 797 mil pesos, debido a obras de mala calidad y trabajos que no cumplieron con especificaciones técnicas en los trabajos de ampliación de la línea 5 del Metrobús hacia Xochimilco.



Esas obras se pagaron con recursos federales y en sus dos primeros pliegos de observación, el órgano fiscalizador detectó un probable daño al erario público por 14 millones 650 mil pesos, al pagarse trabajos que no cumplen con el espesor de 10 centímetros de la carpeta asfáltica para el tránsito de los autobuses, de acuerdo con lo establecido en el proyecto.



Aunque la Secretaría de Obras trató de solventar las observaciones, la Auditoría Superior determinó que las irregularidades persisten, debido a que no se acreditó la modificación del espesor de 10 centímetros y, en consecuencia, la carpeta ejecutada no cumplió con la especificación indicada en el proyecto ya que estas consideraciones fueron tomadas previamente a la ejecución de los trabajos por la entidad fiscalizada y la contratista debió de tomar en cuenta para cumplir con el espesor indicado en el proyecto ejecutivo.



Una de las observaciones donde se presume el mayor daño al erario advierte un perjuicio por 52 millones 521 mil pesos, por trabajos ejecutados con mala calidad en el tramo que va de la estación Moctezuma a Las Bombas.



Los resultados forman parte de la tercera entrega de fiscalización de la Cuenta Pública 2019 y en ellos la ASF reveló que en esta línea 5 del Metrobús, a lo largo de 13 kilómetros de los 18.5 kilómetros de esta ruta, se continúan presentando fallas severas generalizadas que requieren una rehabilitación mayor, como grietas de fatiga del material y depresiones longitudinales marcadas de más de 90 centímetros de ancho en forma continua a lo largo de la línea, en ambos sentidos.



El organismo fiscalizador descubrió que aún y cuando la Dirección General de Construcción de Obras Públicas "B", ordenó realizar diversas reparaciones a los trabajos ejecutados correspondientes a los carriles adyacentes de carpeta asfáltica, como consecuencia de la recomendación planteada por la ASF en la Cuenta Pública 2018, la construcción y rehabilitación de la carpeta continúa sin cumplir con la calidad especificada, en virtud que dichas reparaciones no se realizaron de acuerdo a lo establecido en las Normas de Construcción de la Administración Pública del Distrito Federal, ni de conformidad con la dictaminación de un experto que indicara los protocolos.



También determinó que una vez analizada y verificada la documentación proporcionada por las autoridades capitalinas, la Auditoría Superior de la Federación determinó que subsiste la observación en virtud que el gobierno de Claudia Sheinbaum no acreditó haber llevado a cabo las acciones correspondientes para que la contratista reparara los trabajos que presentan deficiencias a pesar de que el tramo de la línea 5 de la estación Moctezuma a Las Bombas ya entró en operación.



Otros presuntos daños o perjuicios son de 621 mil pesos, por pagos duplicados realizados al contratista; un millón tres mil pesos por el pago de factores no correspondientes a los insumos adquiridos y 850 mil pesos por pago a la contratista sin que se acreditara la realización de un video e informes del proceso constructivo de la obra, a pesar de que este servicio estaba considerado dentro desglose de costos indirectos.



Durante el ejercicio de 2019, para el proyecto “Construcción del Corredor Vial para el Transporte Público Línea 5 del Metrobús, Segunda Etapa, en el Eje 3 Oriente, en el Tramo de San Lázaro a la Glorieta de Vaqueritos, en la Ciudad de México”, se contó con suficiencia presupuestal por 450 millones de pesos con fuente de Financiamiento Federal del Ramo 28 “Participaciones a Entidades Federativas y Municipios”, y 738.5 millones de pesos de Financiamientos Internos con recursos de crédito, que suman un total para el proyecto de mil 188.5 millones de pesos.



Así, las irregularidades por casi 69 millones de pesos detectadas por la ASF representan un 15 por ciento de los recursos federales asignados a esa obra durante el 2019.



Hoy en videoconferencia, la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum, aseguró que a finales de marzo o principios de abril de este año estará concluida es su totalidad la obra de ampliación de la línea 5 del Metrobús, hasta la Preparatoria 1 de la UNAM en Xochimilco, pues hoy funciona hasta la estación Las Bombas.



No obstante, la Auditoría Superior detectó que el gobierno capitalino no contempló la solución técnica del paso del Metrobús por el distribuidor vial Muyuguarda, ya que a la fecha de la revisión (octubre de 2020), la administración local no contaba con la solución a la problemática, pues únicamente se tenían dos carriles de circulación vial y en algunos tramos se limita a un solo carril derivado de las incorporaciones existentes, lo que implicaría tener un flujo mixto, de unidades del Metrobús y vehículos particulares en el mismo carril.



“No se contempló la solución técnica del paso del Metrobús por el distribuidor vial Muyuguarda; adicionalmente, a la fecha de la visita física (octubre de 2020), la entidad fiscalizada no cuenta con la solución a la problemática presentada, en virtud de que, como quedó expuesto, no se cuenta con un carril exclusivo y confinado de circulación para el Metrobús, además de que la propuesta de explorar la consideración de la circulación en flujo mixto sobre el distribuidor vial Muyuguarda, como propuso la Dirección Ejecutiva de Operación Técnica y Programática del Metrobús, mediante el oficio núm. MB/DEOTP/575/2019 de fecha 22 de marzo de 2019 antes mencionado, carece de justificación técnica, ya que el espacio por donde circularán tanto el Metrobús como los automóviles particulares resulta insuficiente”, determinó la ASF.



Agregó que existen tramos limitados en sección que impiden el correcto funcionamiento de la vialidad, ya que únicamente cuenta con dos carriles y en algunos tramos se limita a uno derivado de las incorporaciones existentes. Aunado a esto el tráfico de la zona, que ya presenta complicaciones por la densidad de comercios, escuelas y la zona habitacional, se verá afectado de igual forma, por lo que no se garantiza una movilidad eficiente ni los tiempos de recorrido para los usuarios del transporte público.