| 

Entrevistas

AMLO no influyó para que mi nombre apareciera en encuesta. Morena es un partido distinto, dice Mario Delgado

Ciudad de México.- Mario Delgado levantó la mano tarde y a pesar de ello está en la encuesta de entre los que se decidirá el candidato del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad.

Tampoco cuenta con una fuerza o representación en el Consejo Estatal de ese partido, ni entre aquellos que disputan las coordinaciones para ser candidatos a alcaldes y a diputados, que le permita mostrar músculo y estructura frente a sus otros adversarios.

Aun así rechaza que por una decisión unilateral del líder nacional de Morena su nombre aparezca en el sondeo. “Él (AMLO) no se va a estar metiendo en este tipo de decisiones”, asegura.

Dice que el movimiento de Regeneración Nacional es un partido incluyente en el que decisiones prioritarias, como la designación del candidato a Jefe de Gobierno, se le dejan a la ciudadanía en una encuesta que se levanta a población abierta.

“Es que estamos acostumbrados a que en los partidos se toman decisiones de otra manera. Entonces, luego cuesta trabajo entender que Morena toma de manera distinta sus decisiones, pero así es. La decisión, una de las más importantes del partido, va a recaer en la gente, y eso va a pasar”, dice convencido de que será él quien salga más aventajado en el sondeo de opinión.

De Andrés Manuel López Obrador dice que es su maestro y se ríe cuando se le pregunta si el político tabasqueño lo considera su carnal, como en su momento el líder del Movimiento se refirió a Marcelo Ebrard.

Mario Delgado ofrece la entrevista con Capital CDMX en su oficina del Senado de la República, en donde rechaza que su intención de buscar la candidatura a Jefe de Gobierno sea una estrategia que, tras de sí, esconda la intención de hacer que su ex jefe y amigo, Marcelo Ebrard, se una a las filas de Morena.

Durante la charla echa mano de frases que ha utilizado en los spots colgados en sus redes sociales, donde se ha promocionado intensamente en los últimos días. Al hacer un esbozo general de su proyecto, dice: “Estábamos mejor con López Obrador y con Marcelo Ebrard”.

-Estás ya en la encuesta, aunque los números en el pasado Consejo Estatal no te fueron favorables ¿Cuál es tu lectura? ¿No fue un palomeo de Andrés Manuel López Obrador?

-Lo del Consejo es parte de un proceso. Morena es un partido abierto, incluyente, entonces no se limita a la participación de alguien que tenga trayectoria, que pueda ser un buen perfil para Morena, pues simplemente porque no tenga consejeros, porque entonces se volvería un partido de corrientes. Morena lo que está haciendo es abriendo a la ciudadanía. Y en mi caso yo he andado por todos lados en el país construyendo Morena, en Chiapas, en San Luis Potosí, en Querétaro, en Sinaloa, Estado de México, y eso no me limita poder participar.

Yo sabía que desde el principio se fijaron las reglas muy claramente y por etapas; primero privilegiar el consenso y si no hay consenso el Consejo local elije tres nombres, y el Consejo Nacional puede integrar dos más y ahí estamos. Yo siempre supe que iba a estar en la encuesta porque confío en mi partido.

-Tú mismo acabas de hacer una reflexión importante. No tienes presencia en el Consejo, tampoco de los que están inscritos para ser coordinadores en delegaciones son parte de una fuerza que venga en línea con tu proyecto, pertenecen más bien al proyecto de los otros aspirantes ¿Qué tanto frente a ese escenario tienes posibilidad en la encuesta?

-Muchas, porque no influye eso. Donde recae la decisión es en la ciudadanía, es una encuesta a población abierta, entonces no tiene qué ver si es el apoyo de un grupo, de una negociación, de un sindicato. Es una encuesta abierta, por eso Morena es distinto y por eso tengo muchas posibilidades de ganar la encuesta.

-¿Llegaste tarde al proceso? Porque los otros ya venían encarrilados, ya venían diciendo que querían ser, que venía trabajando para ese proyecto. Tú lo anuncias hace poco ¿llegas tarde?

-No. Hemos estado trabajando por la Ciudad los últimos 15 años y la gente empieza a reconocer ese trabajo, y además, déjame recordarte, de los que están participando yo ya fui electo en la Ciudad. En el 2012 saqué dos y medio millones de votos y ahora representó a todos los capitalinos en el Senado. Entonces ahí estamos, estamos bien, hay buna presencia. Las encuestas que salieron incluso antes de que yo levantara la mano ahí me ubicaban. Entonces, creo que vamos muy bien, yo me siento muy bien, tengo muy buena respuesta entre la ciudadanía y vamos a ganar esta encuesta.

-Inicia la discusión del Tratado de Libre Comercio. Tú formas parte del grupo de senadores que acompañan al grupo mexicano de la negociación. ¿No te distrae la búsqueda de la candidatura por el gobierno de la Ciudad algo tan importante como la negociación del Tratado de Libre Comercio? ¿No estás tratando de jugar en muchas pistas? El que mucho abarca poco aprieta.

- (Risas) No, bueno, es parte de mi chamba aquí en el Senado. Mis compañeros senadores ya deben estar volando o ya llegaron en Estados Unidos. Ahorita estamos en esta tarea. De resultar electo por Morena sí tendré que organizar mis tiempos y evidentemente voy a tener que pedir licencia como senador, pero por lo pronto, en la dinámica del Senado me seleccionaron como parte de este grupo, que es un tema importante para el país, y es muy importante para nosotros, porque vamos a ganar la presidencia en el 2018, entonces sí es importante que haya alguien de Morena ahí, que le esté dando seguimiento y sobre todo no permitir que el gobierno vaya a claudicar, porque parece que nuestro gobierno va con la idea de entregar todo rapidito y muy fácil. Hay que tener muy claro, México a qué va a esa negociación ¿cuáles son los objetivos? ¿cuáles son los sectores que queremos beneficiar o que queremos proteger y en cuáles son los sectores en que ellos quieren tomar ventaja de México? Yo no veo un diagnóstico claro por pate del gobierno y sí veo mucha prisa, lo cual es muy sospechoso. Por eso hay que estar ahí.

Entonces, vamos a ver qué pasa en la Ciudad y si tengo que pedir licencia ahí reorganizaré mi tiempo, y evidentemente tendrán que seleccionar a otro compañero para hacer esta tarea.

-¿Pedirías licencia en que momento específico?

-Cuando la ley te obligue a ello, cuando la ley señale, “ya, te vas de este cargo si quieres irte a otro”.

-Por lo que me acabas de decir te veo muy enfocado en el tema del TLC, con mucho bagaje, pero ¿qué bagaje traes para la Ciudad? ¿Cuál es ahí tu idea de gobierno?

-Soy parte de la Comisión de Comercio, entonces hemos estado ahí, desde que Trump empezó a amagar nos pusimos a estudiar. Para la Ciudad, ahí hemos estado los últimos 15 años. Yo empecé a trabajar en el 2002 en la policía capitalina; era el director de Estadística; Marcelo Ebrard era el secretario de Seguridad Pública; López Obrador era el Jefe de Gobierno y yo conocí a López Obrador en las reuniones mañaneras, en las reuniones del gabinete de seguridad, a las 6 de la mañana.

Yo tenía que preparar parte del reporte que revisaba López Obrador respecto a la policía y ahí lo conocí, y en ese tiempo se vivía algo parecido a lo que desafortunadamente vivimos ahora. Había mucho miedo, una gran desconfianza de la población con la policía y se empezó a hacer un trabajo muy intenso de reforma policial. Me recuerdo que en aquel tiempo había quien decía “no hay nada qué hacer, no van a cambiar la policía”, y se le dio la vuelta, con mucho trabajo, con mucha persistencia se logró recuperar la confianza de la ciudadanía y se vivía en paz en la Ciudad, y ese trabajo continuo, tenaz, de López Obrador y luego de Marcelo, hizo que por 2009, 2010, cuando el país se sumía en una ola de violencia, la Ciudad de México permanecía como una isla de seguridad. Mucha gente se vino a vivir la Ciudad en esos años, porque aquí se sentía segura. Eso es lo que hemos perdido ahora y es mi prioridad más importante. Es lo que quiero proponer, lo que yo aprendí en seguridad, estoy proponiendo un plan inmediato de 10 puntos para recuperar la tranquilidad de la gente. Es lo más importante.

Si no vives en paz, si vives en la angustia de que no sabes si tus hijos van a regresar de la escuela, no sabes si te van a asaltar en el transporte público, no sabes si te van a quitar tu coche no puedes vivir la vida. Es muy difícil, te estresa, te desgasta, te enferma, entonces se debe recuperar la tranquilidad primero. Sí se puede. La gente sabe que estábamos mejor con López Obrador y con Marcelo Ebrard. Ya lo hicimos una vez, lo podemos volver a hacer.

-Haces una reflexión sobre varios personajes en los que se cruza una historia en común. López Obrador, Marcelo Ebrard. En algún momento López Obrador dijo que Marcelo Ebrard era su carnal ¿Tú eres carnal de López Obrador?

-(Risas). Tengo la confianza de venir acompañando desde hace algún rato. Le he aprendido mucho. No sé si él vaya a decir que soy su carnal. Lo que te puedo decir es que es mi maestro. Tengo dos maestros: Marcelo y Andrés Manuel, de los cuales aprendes mucho. Son políticos diferentes, con distintas trayectorias, con visiones distintas de ver la política y eso en mi caso me ha enriquecido mucho en mi formación.

-¿Se podría dar una lectura política en el sentido de que tu búsqueda de la Jefatura de Gobierno también es una aproximación de Marcelo Ebrard a la política mexicana? ¿Un Marcelo recargado?

-No, porque yo tengo mi propia trayectoria. Marcelo lleva algunos años fuera de la actividad política, y ahí está el trabajo que he hecho en el Senado. Desde hace 3 años contribuí a la formación de Morena, después fui de los primeros senadores que dijo, que no coincidía a dónde va el PRD, creemos en el proyecto de López Obrador para transformar el país y nos cambiamos a Morena, y ahí hemos estado, muy congruentes en nuestro papel en el Senado, con el tema de las reformas estructurales, defendiendo a nuestro sector petrolero. Últimamente, la gente me recuerda mucho por el tema del gasolinazo, estuvimos denunciándolo y además informándole a la gente por qué era una enorme injusticia. Entonces, ahí está, es lo que la gente recuerda de mí. Por eso estamos aquí.

-¿Tú participación en la política capitalina, como aspirante, no es entonces una señal de que Marcelo regresa a la política mexicana vía Morena?

-No, bueno, yo he invitado a Marcelo a que se sume a Morena. Yo creo que sería muy bueno. Esa es una determinación que él tendrá que tomar en su momento.

-¿Qué te ha dicho a ti, cuando lo has invitado?

-Está analizando cómo están las cosas, sin duda, que quiere participar en política. Y él sabe, que el proyecto que puede cambiar al país en estos momentos, sin duda, es el de López Obrador.

-Inicialmente no estabas en la encuesta, tú nombre no estaba considerado ¿Tú le pides a López Obrador que te incluya?

-El partido abre un proceso. Establece fechas, para los que están interesados se inscriban. Yo desde el principio me inscribí. Cumplí en tiempo y forma con los plazos establecidos en el partido. No manifesté mi aspiración antes porque estaba en otras tareas. Últimamente estuve en la campaña del Estado de México y quisimos estar ahí hasta el final, hasta que se cerrara el ciclo, respaldando a la maestra Delfina ante el enorme fraude que se le cometió. Entonces ya eran tiempos de definiciones. Llega el Congreso Nacional de Morena, se fijan las reglas para la elección de los coordinadores de los trabajos de Morena en la Ciudad. Yo veo que hay reglas donde puedo participar y digo ¡adelante!

-¿Cómo logras que el Consejo de Elecciones te incluya en el sondeo?

-Pues mira, ahí está tengo 15 años trabajando en la Ciudad. Gané una elección en la Ciudad, obtuve 2 millones y medio de votos en 2012. Soy senador por la Ciudad de México. Fui de los primeros en cambiarme a Morena. Yo mismo me puse muchos elementos para sí ser considerado.

-¿Pero para eso hablaste antes con López Obrador?

-No se necesita. Morena es un partido abierto. Tienes sus órganos, que funcionan, lo que hice fue enviar una carta al Consejo Nacional de Elecciones diciendo que quería participar y de inmediato me dijeron “estás dentro”.

-¿No hubo un visto bueno, un palomeo del presidente nacional de Morena?

-Andrés Manuel anda de gira por todo el país convenciendo a un mayor número de mexicanos de que cambiemos ya. Está pensando en cómo va a resolver los grandes problemas de este país. No se va a estar metiendo en este tipo de decisiones.

-¿No?

-No

-¿La Ciudad no le importa?

-Sí le importa, pero para eso también tiene el partido que está construyendo, que es el instrumento de la gente

-Porque al final parece que la Ciudad no ha dejado de ser su bastión, el de él y de Morena

-Así es; es el recuerdo y el prestigio de haber hecho un buen gobierno.

-Por eso no me hace sentido que a él está decisión, de incorporarte a la encuesta, le haya pasado por alto

-Pues no, porque confía en el partido, en sus órganos de decisión, y hay unas reglas muy claras. Morena no excluye a nadie. Es un partido incluyente, que está en un proceso imparcial. Es que estamos acostumbrados a que en los partidos se toman decisiones de otra manera. Entonces, luego cuesta trabajo entender que Morena toma de manera distinta sus decisiones, pero así es. La decisión, una de las más importantes del partido, va a recaer en la gente, y eso va a pasar.

-¿Cómo estás trabajando para la gente, porque el que no anuncia no vende, te ubique en la encuesta?

-Lo que tienes ahora son las redes sociales. Hay que estar ahí, hay que estar enviando mensajes. Ahora se han abierto muchos medios de comunicación, por ejemplo, ustedes que están aquí ahora, y transmitir el mensaje, de quién eres, cuál es tu trayectoria, cuál es tu visión de Ciudad, qué propones para la Ciudad.

-Y si no resulta ¿tienes plan B?

-Va a resultar. Vamos a ganar, y eso en lo que estamos.

-Siempre puede ser águila o sol

-Ya veremos qué pasa. Hay mucha chamba por hacer. Hay mucha chamba de aquí al 2018; nos faltan manos en Morena para asegurarnos, como dice Andrés Manuel, de que la tercera sea la vencida, así que chamba no va a faltar.

-¿Buscarías si no fuera posible la Jefatura de Gobierno, una alcaldía? ¿El Congreso local?

-No tengo plan B por una sencilla razón, porque soy parte de un proyecto más grande que busca la transformación del país. Entonces, vamos a estar ahí, con Morena, apoyando a que esto suceda, y también a que cambiemos en la Ciudad.

-¿Has platicado con López Obrador esta idea, tu aspiración al gobierno de la Ciudad? ¿Qué te ha dicho?

-No hemos platicado a lo largo de estos años, aunque no es ajeno a mi aspiración. Si cumples con los requisitos del partido adelante. Estás en tu derecho.

-Jugaste un papel importante en la campaña de Delfina para el gobierno del Estado de México ¿En qué momento, antes o después de ese proceso decides ya meterte al juego en la Ciudad de México para buscar la candidatura?

-Estábamos metidos ahí, luego tuvimos un desenlace muy desafortunado y había que estar ahí, en el Estado de México denunciando el fraude, juntando las pruebas, las actas, en esa tarea estuvimos, y después viene el Congreso Nacional donde se dan a conocer las reglas y ahí es tiempo de decidir qué es lo que vamos a hacer. Me pongo a evaluar cómo estoy, empiezan a salir varias encuestas, me mencionan, puedo participar, adelante, aquí estamos.

-¿Fue así?

-Tal cual

-¿Pero ya traías esa aspiración de antes?

-Mi trabajo político está en la Ciudad. No se me ocurrió de repente, decir “ah, pues vamos a hacer esto”. No. Mi trabajo político está en la Ciudad, y creo que por la experiencia que he tenido, en la administración de López Obrador, en la policía, luego con Marcelo Ebrard desde la Secretaría de Finanzas, donde manejamos muy bien las finanzas, no nos endeudamos, aumentamos la inversión en infraestructura, en servicios, pero también en los programas sociales, dejamos a la Ciudad en primer lugar en competitividad, en educación. Ahí hicimos el programa Prepa Sí, para apoyar a los jóvenes que terminaran la escuela. Y justamente si ves ahora, qué tienes ahora, problemas de inseguridad, de falta de servicios, de calidad de la cobertura, y el tema de los jóvenes y la educación.

Entonces, yo ya estuve ahí. Ya di resultados, los puedo volver a dar, por eso estoy confiado en que la gente va a reconocer eso y voy a salir triunfador en la encuesta, y vamos a hacer un gran gobierno desde Morena en la capital.

-¿Esta oportunidad es, no la tercera pero sí la vencida? ¿En 2012 se te escapó la Jefatura de Gobierno? Se te señalaba como el delfín

-(Risas) Ya ves que no fue.

-Pero sí te volviste senador

-Ahí opté, cuando el partido dio la regla, dije “yo no quiero”. Entonces decidí luchar por cargos importantes para la Ciudad, legislativos en materia financiera y educativa. En materia financiera yo dije que mientras que la Ciudad tenga esa atadura que le puso el Congreso de la Unión, de aprobar su financiamiento, su deuda, la Ciudad no va a poder ir más rápido y tenía razón. La Reforma Política no se mete con ese tema, por eso es incompleta. La otra era educación. ¿Qué aprendí? La Ciudad no controla su educación básica. No tiene el poder de controlar las escuelas, los planes de estudio, la infraestructura. Todavía hay una Subsecretaría de la SEP para atender a la Ciudad de México, que es la prioridad número 30 o 40. La Ciudad tiene que tomar el control de sus escuelas. Son los dos cambios educativos por los que dije, quiero ir al Senado.

Etiquetas Noticias

COMENTARIOS

MÁS Entrevistas