| 

Justicia

AMLO, Sánchez Cordero y el Poder Judicial Federal

Ciudad de México.- La ex ministra Olga Sánchez Cordero—quien es propuesta para ocupar la Secretaria de Gobernación en la próxima administración presidencial--, será una pieza clave como enlace entre el Poder Ejecutivo y el Poder Judicial.

Fuentes cercanas a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) informaron que se han dado las primeras aproximaciones, aunque el virtual mandatario, Andrés Manuel López Obrador no se ha reunido públicamente con el presidente del órgano autónomo, Luis María Aguilar Morales.

Y es que a pocas horas de concluida la jornada electoral del primero de julio, y cuando se dieron a conocer los primeros resultados dando como virtual ganador a López Obrador, en un acción sin precedentes, el Poder Judicial Federal a través de su presidente, Águilar Morales estaba reconociendo al nuevo presidente electo a través de las cuentas electrónicas del órgano.

Dicho gesto generó dudas entro del primer círculo judicial pues convencionalmente se espera el pronunciamiento de los otros poderes, así como del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación con respecto al presidente electo, para que la SCJN y el Consejo de la Judicatura se pronunciaran públicamente al respecto a través de su presidente.

Con este detalle, López Obrador se reafirma en los tres poderes de la unión, pues el partido que representa Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), no sólo ganó la presidencia sino la mayoría en el Cámara de Diputados y el Senado de la República, y ahora el Poder Judicial envía un mensaje de legitimación al presidente electo.

“Conforme al conteo rápido preliminar del INE y las tendencias dadas a conocer, el Ministro Presidente Luis María Aguilar Morales, y el Pleno de la SCJN, ubican el virtual triunfo de Andrés Manuel López Obrador, en la elección presidencial, como una victoria de la democracia y de la voluntad del pueblo mexicano”.

“Como Tribunal Constitucional del país confía en que los Podres de la Unión trabajarán juntos por la unidad de las instituciones siempre anteponiendo el beneficio de México”, dice el mensaje de la cuenta oficial de Facebook enviado a las 23:16 horas del domingo.

Asimismo, al nuevo mandatario de la República le corresponde proponer las ternas con los nombres de los sucesores de los ministros José Ramón Cossío Díaz quien se retira el 30 de noviembre del 2018, y Margarita Luna Ramos, quien concluye su gestión el 19 de febrero del 2019.

El presidente Enrique Peña Nieto podría nombrar al sucesor de Cossío Díaz, adelantando la convocatoria y así darle tiempo para conformar la terna y enviarla al Senado antes de que concluya su administración, que es el mismo día que el ministro saliente, --el 30 de noviembre--, y el 01 de diciembre tomaría protesta el próximo mandatario mexicano.

Sin embargo, primero debe quedar constituida la Cámara de Diputados y Senadores, respectivamente, y la mayoría en la Cámara Alta la tiene MORENA con 55 de 128 Senadores, --y en su caso—depende de ellos aprobar alguno de los candidatos a ministro.

En este caso, el Senado puede rechazar hasta en dos ocasiones las ternas propuestas, lo que prolongaría el tiempo, y sólo hasta la tercera propuesta el presidente impondría a su candidato.

Asimismo, el mandatario entrante podría influir en la designación del nuevo ministro presidente de la Suprema Corte, pues Luis María Aguilar Morales, concluye su gestión al frente del Máximo Tribunal en la segunda semana de diciembre al dar por cerrado el segundo periodo de sesiones--, y el nombramiento sería en enero durante la primera sesión del Pleno en el 2019.


Los contrastes de Sánchez Cordero

Olga María del Carmen Sánchez Cordero de García Villegas fue una de las mujeres más influyentes en México durante los 15 años que fungió como ministra de la SCJN, ahora retomará su influencia como Secretaría de Gobernación.

El desempeño de Sánchez Cordero como ministra se caracterizó por conceptos liberales reflejados en sus proyectos de sentencia y la tendencia de sus votos, además de un discurso progresista a favor de la mujer, sin embargo, la presencia de éste género dentro del Pleno de la SCJN y el Poder Judicial de la Federación no creció en 42 años.

Uno de los proyectos más polémicos en la historia de la SCJN fue el de la presunta secuestradora Florence Cassez, y lo hizo la ministra Sánchez Cordero, por el cual se ordenó la libertad lisa y llana de la ciudadana francesa porque hubo violaciones al debido proceso al momento de su detención.

Nunca se estableció jurídicamente la inocencia de la inculpada en el secuestro que se le imputaba, y quedó un dejo de duda e impunidad en la sociedad pero sobre todo en las víctimas.

Lo cierto es que el criterio de la SCJN por violaciones al debido proceso no se empleó a la pareja sentimental de Florence, Israel Vallarta Cisneros líder de “Los Zodiaco”.

Estos preceptos jamás se volvieron aplicar en casos de secuestro en la SCJN ni en ningún otro tribunal, y según fuentes consultadas, no se utilizarán otra vez.

En su caso, sólo se ordena que se subsanen las deficiencias procesales y se declaren desiertas las pruebas obtenidas ilícitamente por la autoridad, pero nunca se ha decretado otra libertad.

Por otra parte, hay dudas en su desempeñó en la Secretaria de Gobernación – órgano que dirige la política interior del país—sobre cómo aplicará los criterios liberales sobre temas como la legalización de la marihuana, ahora existe la propuesta de legitimar la amapola, la unión entre personas del mismo sexo y su derecho a adoptar, y la legalización del aborto, y la amnistía para algunos criminales.

Además que su paso por el Congreso Constituyente para la redacción de la Constitución de la Ciudad de México fue cuestionado frecuentemente, pues se impugnó ante la SCJN más del 70 por ciento del contenido del documento que está pendiente para su resolución por el Pleno.

En los últimos meses de gestión de la ministra Margarita Luna Ramos se le encomendó posicionar un discurso de equidad de género dentro de los órganos jurisdiccionales a nivel local y federal.

En este tema retomó el trabajo de Sánchez Cordero quien firmó con 11 estados de la República pactos de colaboración entre los juzgados federales y locales para llevar la equidad tanto para las mujeres que laboran en los tribunales y juzgados, como para impartir justicia con perspectiva de género.

Sin embargo, en la realidad, las estadísticas del INEGI, señalan que en el Poder Judicial Federal, el 49.5 % del total de trabajadores son mujeres es decir, 23 mil 821, inclusive bajó el porcentaje con respecto al 2016, cuando la presencia femenina en total era del 50.3 %.

En el CJF trabajan 21 mil 521 mujeres y 21 mil 521 hombres, un porcentaje igual del 50%; en la SCJN, el 46.8 %, mil 407 mujeres, y el 53.2 %, 2 mil 101 son hombres; en el TEPJF, el 46.8%, 736 son mujeres, y el 59.9, 836 son hombres.

Y aunque haya una paridad porcentual en el CJF con respecto al género, los puestos claves están acotados por el género masculino, pues del total de los mil 429 mandos superiores que pueden ser jueces, magistrados, al menos el 77.5 %, mil 108, sigue estando en manos de los hombres y el 22.46, 321 con las mujeres.

Etiquetas AMLO Sánchez Cordero Poder Judicial Federal

COMENTARIOS

MÁS Justicia