A la consulta no le alcanzaron los ciudadanos



Ciudad de México.- En el kiosco del pueblo de Tepepan pusieron una mesa para recabar firmas.



Con una bocina invitan a sumarse a lo que consideran una gesta que terminará con la impunidad: los expresidentes serán juzgados, pero se requiere que el pueblo apoye con su firma.



Delitos: vender empresas públicas, convertir deuda privada en deuda del pueblo, fraudes electorales y mover el avispero y desatando la violencia.



No hay matices, el apoyo es para respaldar un veredicto ya tomado.



Eso dicen en ráfagas de sonido. No mucha gente se acerca, pero están ahí, siguiendo la instrucción y apoyado “al mejor presiente de la historia”. Insisten en que los otros, los de antes “robaron al pueblo”.



López Obrador ha dicho que él cree que no debe llevarse a juicio a quienes gobernaron el país desde hace más de 30 años, pero sus adeptos saben que finta y que el esfuerzo es llevar a la cárcel a los neoliberales o al menos hacer todo el escarnio que sea posible.



En el fondo, la idea es condenar a todo un sistema político, a la transición democrática y al armado institucional que se construyó durante décadas.



Por eso los implicados son Carlos Salinas, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.



El otro presidente vivo, Luis Echeverría, quien sí fue indagado por delitos de lesa humanidad y sujeto a prisión domiciliaria, no entra en el paquete porque en el fondo es admirado por quien ahora toma las decisiones, todas o casi.



Pero llegó la hora. Es poco probable que Morena alcance la meta de recaudación de firmas para solicitar la consulta que determine si los ex presidentes deben ser llevados a juicio.



Les faltan 800 mil firmas y el plazo vence el 15 de septiembre.



Es el dos por ciento del Padrón Electoral el que se requiere: un millón 800 mil ciudadanos, pero no los hubo suficientes.



Queda el recurso de alguna de las cámaras o del propio presidente Andrés Manuel López Obrador haga la solicitud respectiva, pero esto tiene que ser revisado por la Suprema Corte.



En Palacio Nacional saben que no habrá consulta, es imposible, porque en la propia Constitución está el candado para que no prosperen excentricidades.

  • Julián Andrade Jardí

    Julián Andrade Jardí

    En la actualidad soy periodista y consultor. Escribo en diversos medios y entre ellos Forbes, La Crónica de Hoy y Etcétera. En La Razón me desempeñé como columnista y editor jefe. En Milenio trabajé como coordinador de información y en La Crónica de Hoy como subdirector. Dirigí Newsweek en español. En el ámbito de gobierno, fue coordinador general de comunicación social en el gobierno de la Ciudad de México y en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de Federación. Soy autor de la novela "La lejanía del desierto" y coautor, con Jorge Carpizo, de "Asesinato de un cardenal".