Mucho carajo y poco trabajo

El temible Covid financiero al acecho

Mucho carajo. La realidad que perciben más de 126 millones de mexicanos sobre el principal problema en la inseguridad no es privativa de la actual administración.

Sino que se arrastra desde el año 2000, es agobiante al no existir una estrategia efectiva.

La transformación prometida del inquilino de Palacio Nacional y huestes de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) no muestra mejoría al ser asesinadas 82 personas al día, según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Este mes de las madres muchas de ellas han quedado marcadas por la muerte o desaparición de hijos e hijas por diversos motivos.

Aun con los programas presumidos con salarios y becas a jóvenes para eliminar la tentación de sumarse a la delincuencia.

Esto sin contar otros que se impulsan desde la llegada del huésped del palacio histórico.

El mismo que sigue teniendo “otros datos’’ y mintiendo que la violencia “va en descenso’’ desde que inició con su charada de “abrazos, no balazos’’.

De nuevo volvió a utilizar el adjetivo de: al carajo, tan tradicional de un presidente bananero.

Ese que quiso imponer a Estados Unidos invitar a todos los presidentes, incluso los que son como él a la Cumbre de las Américas, que no resultó.

Debido a que ya no somos el patio trasero estadounidense, sino el patio “delantero’’ .

Así como se lo dijo a Beatriz Gutiérrez Müller que le encanta repartir “caracolitos’’, hace apenas unos días en la misma Casa Blanca el presidente demócrata Joe Biden.

Mucho carajo 

El político tabasqueño, sigue insistiendo sobre los que escriben y difunde información de cómo se desangran los habitantes de 32 entidades de la República, que somos:

“Cretinos, desinformados, con doble moral y una hipocresía que es la que más molesta’’.

Así la situación, así que sigamos adelante, viendo como nuestros seres queridos u otras familias siguen siendo sacrificados por los que también “tienen derechos humanos’’, como dice él de los criminales.

Solo en mayo de 2022, sin que todavía llegue al cierre de su último día, contabiliza 1,980 asesinatos, lo que sin duda lo colocará, dependiendo de los homicidios que se sumen, en el más violento de su administración que afortunadamente va camino a concluir.

Podríamos pasar a otros temas, donde tampoco existe ninguna transformación, sino al contrario, un retroceso en los temas espinosos, que tampoco expresidentes priistas o panistas resistirían la prueba del ácido.

Ellos los que se fueron a los que tanto criticó, impugnó, demando y descalificó, empero, él y su grey hasta el momento no han mostrado resultado alguno e incluso él mismo sentenció que no va a cambiar las estrategias, mejor rezamos para que esto avance y quedemos con vida.

Desde su tribuna mañanera en la Ciudad de México o en entidad donde se pare, incluyendo donde tiene gobiernos opositores, cada vez va perdiendo el pulso, ya no está marcando agenda como lo hizo al inicio de su estrategia.

Todo eso y sus leguleyos reporteros, porque ni siquiera periodistas, que cobran como “encubiertos’’ en la oficina de comunicación social, a cambio de impulsar su “preparación’’ porque siempre han sido unos mediocres, avala transformación alguna. Así es que mucho carajo y poco trabajo.

Al tiempo.

COMMODATO

Lindo lo de “Alito’’, ese dirigente nacional de lo que se dicen partido revolucionario institucional (pri), así en minúsculas debe ser, su tamaño y los extricolores están por los suelos, que vaya y presente una denuncia por intervención telefónica.

Dirá que fue ilegal, pero eso no el contenido.

O que presente los audios reales y ya.

Esos son los que quieren regresar y no se diga de perredistas o panistas, que sí es verdad lo del PEJE, son la mafia del poder.

Que ahora no tienen y no volverán a tener.

Salir de la versión móvil