«México está salpicado de sangre», lamenta Obispo

"México está salpicado de sangre", lamenta Obispo

"México está salpicado de sangre", lamenta Obispo

«México está salpicado de sangre», lamenta Obispo. La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) señaló que los índices de violencia y sus estructuras de muerte se han desbordado en todo el país. Además que afirma que se han instalado en sus comunidades. A través del obispo Ramón Castro Castro, expresaron que la situación «es insoportable y exige acciones de paz».

“Nuestro México está salpicado sangre de tantos muertos y desaparecidos, entre ellos 27 sacerdotes”.

A través de un mensaje, expresaron su preocupación por los crecientes niveles de violencia en el país. Afirman que la violencia se manifiesta en acciones de “crueldad inhumana”, ejecuciones y masacres “que han hecho de nuestro país uno de los lugares más inseguros y violentos del mundo».

Por ello, y ante el asesinato de los dos sacerdotes jesuitas y un laico al interior de una iglesia en Chihuahua, los integrantes del CEM hicieron un llamado a las autoridades políticas a convocar a un diálogo nacional para emprender acciones inteligentes e integrantes con el fin de alcanzar la paz mediante una participación conjunta.

«México está salpicado de sangre», lamenta Obispo

“Los datos oficiales nos hablan de casi 122 mil asesinatos a manos de los criminales durante los tres años y medio. ¡Cuántos asesinatos en México! ha expresado con dolor el Papa Francisco en la Audiencia General del 22 de junio de este año. ¡Cuánta maldad y desorden social! expresamos nosotros como obispos mexicanos. Reconocemos que como Iglesia no hemos hecho lo suficiente en la evangelización de los pueblos y que es necesario redoblar esfuerzos” apuntaron los obispos.

Finalmente, señalaron que queda mucho por hacer en la reconstrucción del tejido social, desde la labor pastoral que les es propia. Por ello convocaron nuevamente a que se detenga esta situación de violencia y a revisar “la estrategia de seguridad que está fracasando. Creemos que no es útil negar la realidad y tampoco culpar a tiempos pasados de lo que nos toca resolver ahora”, concluyeron.

Salir de la versión móvil