Línea 1: la polémica empresa China

Línea 1: la polémica empresa China. La Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, y el director del sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro, Guillermo Calderón Aguilera, anunciaron el programa de modernización de la Línea 1. En lo contemplado, se incluye la compra de 29 nuevos trenes, que se están fabricando en China por empresas de vanguardia.

Durante el 2020 se supo que la empresa china CRRC Zhuzhou Locomotive, una subsidiaria de China Railways, ganó el contrato por mil 600 millones de dólares para los trabajos de renovación de la Línea 1 del Metro de la CDMX. Superando a la empresa española Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles (CAF), que desistió en la etapa final de la licitación bajo el argumento de que reducir tanto los costos podría implicar riesgos en la calidad de los servicios.

CRRC Zhuzhou Locomotive y CRR Hong Kong Company son filiales de la mayor constructora china de trenes y ferrocarriles. Las empresas obtuvieron un contrato por más de 37 mil millones de pesos, que México terminará de pagarán en 19 años. A parte de los nuevos trenes, las empresas se encargarán de realizar trabajos de rehabilitación en la línea; así como la instalación de un nuevo sistema eléctrico y pilotaje automático.

Sin embargo, CRRC protagonizó en 2014 una polémica durante la administración de Enrique Peña Nieto por la cancelación del Tren México-Querétaro. Se le vinculó a una presunta conexión entre esa empresa china y el Grupo Higa, empresa que habría vendido la “Casa Blanca” a la esposa del entonces presidente de la República.

Línea 1: la polémica empresa China

Durante noviembre de 2019, el entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, emitió un decreto que prohibió las inversiones estadounidenses en 31 compañías chinas. Supuestamente, se sospechaba que estaban siendo controladas por el ejército de la nación asiática. En ese listado se incluyó a CRRC Corporation Limited, la mayor constructora de trenes. De acuerdo con el Pentágono, era una de las firmas con las que se financia el aparato militar de China.

Aparentemente Donald Trump fue el segundo en aplicarle sanciones a esta empresa, su antecesor, Barack Obama también implementó medidas al notar un avance en sus contratos con América Latina. La empresa china ofreció a varios países financiar proyectos de infraestructura. En Nicaragua, la compañía china pretendía abrir una vía acuática que compitiese con el Canal de Panamá. Sin embargo, en 2016 el proyecto quedó suspendido.

Aún con eso, esta empresa china participó en diversos proyectos ferroviarios en países de América Latina, por ejemplo, en Colombia con la denominada Ruta de la Leche; en la Línea F del Metro de Buenos Aires en Argentina; participó en la ruta 68 en Valparaíso en Chile; en los metros de Quito, en Ecuador, y Sao Paulo, en Brasil.

El negocio de la compañía CRRC ZELC es la realización de transportes colectivos. Desde locomotoras eléctricas; vehículos ferroviarios urbanos; locomotoras eléctricas de batería; trenes de levitación magnética; tranvías eléctricos; refacciones y servicios generales de contratación de servicios electromecánicos. La compañía destaca que cuenta con 21 subsidiarias que se distribuyen en China y en otros países.

Estados Unidos no quiere a CRRC

En su columna del 20 de noviembre de 2020, el periodista Raymundo Riva Palacio explicó que la Alianza por la Seguridad Ferrocarrilera del país norteamericano denunció ante el Congreso de EEUU a esta empresa china. Se le denunció por aplicar tácticas desleales para ganar contratos a bajo costo.

“Entre las prácticas que les facilitan bajar sus costos, dijo en una audiencia en el Congreso, en septiembre pasado, el vicepresidente del grupo de cabildeo, Erik Olson, se encuentran violaciones laborales que han permitido la ‘explotación’ de niños y minorías en China”, redactó.

Por su parte, Calderón Aguilera, director del Metro, comentó que tras 53 años de servicio del Metro, se rebasó la vida útil de los sistemas que permitían la operación de la Línea 1. Por tanto, el cierre de casi un año será necesario y la modernización indispensable.

“Son 29 trenes nuevos de alta tecnología, muy modernos y diseñados y fabricados profesamente para la Ciudad de México”, aseguró el directivo.

También se dijo que estos tendrán un 35 por ciento de mayor capacidad y que los nuevos carros estarán conectados por un solo pasillo.

“Tiene la gran ventaja que permite que haya una ventilación al interior del tren además de la calidad de viaje”, agregó.

Calderón Aguilera aseguró que aunque los trenes se fabricarán en China, serán ensamblados en México por 120 técnicos mexicanos. Prometiendo que el primero de ellos llegará en septiembre y será denominado “cabeza de serie”.

Salir de la versión móvil