La arrogancia de Clara y el abandono de Omar

Luis Eduardo Velázquez Director del diario y semanario digital Capital CDMX

En Morena comienzan los conflictos internos que pueden marcar la derrota en la Ciudad de México (CDMX)

En primer lugar se debe a que Leonel Godoy ya se empezó a reunir con los alcaldes para notificarles que ya hay resultados de las encuestas.

Por supuesto, los resultados no favorecen a la mayoría de alcaldes como Armando Quintero, Francisco Chiguil, José Carlos Acosta y Judith Vanegas, quienes tienen a sus delfines.

Es decir, van a tener que entregar sus alcaldías y entrarán al reparto de diputaciones locales y federales.

Está previsto que los resultados se anuncien la primera semana de enero de 2024 y para finales de ese mes las candidaturas a distritos locales y federales de la CDMX.

La operación no la está llevando Clara Brugada para no generar compromisos con sus ex pares. Y lo que la caracteriza es la arrogancia.

Tras perder con Omar García Harfuch se sentó con los líderes que apuntalaron al policía. Ahí, cuentan que Julio César Moreno fue muy enérgico y reclamó para ese grupo un reparto justo.

La arrogancia de Clara

Brugada aceptó a regañadientes, pero no cumplió a todos y mantiene reuniones de gabinete sin buscar a los líderes territoriales de la CDMX.

Para colmo, el conflicto se ha hecho más grande con García Harfuch porque todos los que lo apoyaron a ganar la encuesta fueron abandonados e incluso se enteraron por redes sociales que iría al Senado.

La molestia de los líderes territoriales y de los alcaldes de Morena es un grave riesgo para Brugada porque muchos de ellos ya empiezan a ver la posibilidad de irse a Movimiento Ciudadano e incluso pactar con Santiago Taboada.

En 2021, Morena tuvo una derrota estrepitosa en la CDMX por actuar con arrogancia y no voltear a ver a sus liderazgos territoriales.

Parece que no aprendieron la lección sólo que ahora la causa es la arrogancia de Brugada y el abandono de Omar, quien cree que solo podrá montar su nueva campaña.

NOCAUT.

Morena acumuló una nueva derrota con la suspensión del PGOT y el PGD porque demostraron que su interés está en el beneficio del poder inmobiliario y no de la ciudadanía. Aunque Martí Batres reculó el daño está hecho y los vecinos van a castigarlos en las urnas el 2 de junio.

Ahora Morena va por otro round político con la ratificación de Ernestina Godoy. ¿Lo lograrán? Corren las apuestas.

¡Abrazos, no periodicazos!

Imprimir artículo

Post más visitados en los últimos 7 días

Salir de la versión móvil