El candidato de la derecha en la CDMX

La batiseñal
Foto del avatar
Luis Eduardo Velázquez Director del diario y semanario digital Capital CDMX

En la Ciudad de México (CDMX) se va a definir el 30 de octubre próximo al candidato de Morena a la Jefatura de Gobierno.

Pese a que el ala radical ha hecho todo por apoyar a Clara Brugada, inclusive le quitaron el huipil y la presentan como una digna señora de Las Lomas, la fuerza se sigue acumulando en un hombre del sistema: Omar García Harfuch.

No sólo del sistema, sino también el candidato de la derecha.

Es decir, si la nomenclatura de Morena se decanta por el Batman Chilango ya no habrá necesidad de elección el 2 de junio de 2024.

Aquí van algunas razones.

Además de su origen familiar, nieto de militares e hijo de mandos policiales, García Harfuch en un solo mes ha logrado el respaldo de los poderes fácticos de la CDMX.

En lo político tiene el padrinazgo de Claudia Sheinbaum, portadora del Bastón de Mando de la 4T, y de René Bejarano, quien aunque se dice está disminuido, siempre ha sido como el viento, incluso así se define.

Y aunque sus pupilos ya no van a sus misas, mantienen su lealtad a su creador y esos perfiles están desplegados por toda la CDMX, en cargos locales y federales.

El candidato de la derecha

Por eso es tan polémico cada que aparece y ahora lo hizo en público. Es como el mayordomo de Batman.

En lo económico ya tiene en su charola el apoyo de la comunidad judía y el poder inmobiliario.

La mafia del transporte público, esa que no permite la extinción de microbuses, ya lo arropó, lo mismo la del Metro.

Y la base burocrática sindical de la CDMX, que tiene más de 80 mil trabajadores también le han dado su apoyo. Lo mismo la policía con un número similar de agremiados.

García Harfuch pese a su poca experiencia política tiene el respaldo de la mayoría de alcaldes del oriente y de más de la mitad de la bancada de diputados locales.

Y por si fuera poco de los partidos aliados de la 4T, PT y PVEM.

Por todo ello es que en el Frente por la CDMX solo piden licencia y no renuncian a sus cargos porque saben que será difícil restarle apoyos al policía. Están en el cálculo de a quién sacrificar, porque Omar García Harfuch también es candidato de la derecha.

Y eso al Frente le permite seguir en una ruta de expansión de poder.

NOCAUT.

Alejandro Encinas más tardó en levantarle el brazo a Brugada que en lo que lo llamaron de Palacio Nacional a alinearse con Claudia Sheinbaum, la promotora de García Harfuch.

Y en su lugar llega Arturo Medina, quien es un relevo generacional de la izquierda, por supuesto afín a las fila de García Harfuch.

¡Abrazos, no periodicazos!

Imprimir artículo Síguenos en Google News
Salir de la versión móvil