23 años de prisión a militares por transfeminicidio

Rosy sostiene la foto de su amiga, víctima de transfeminicidio.

Foto: EFE

La condena marca un precedente en la legitimización de los crímenes de odio contra la comunidad LGBT+.

Susy se escondió detrás de un coche cuando escuchó a Luis gritar: “Te voy a matar por marica”, antes de accionar el arma contra su amiga. 

Con este testimonio, se determinó el acto cometido contra Naomi Nicole por los cabos de la Sedena, Luis Saturnino Chávez y Aristóteles Alan Ramírez Rodea, motivado por transfobia. 

Así, el fallo magisterial determinó la condena de 23 años de prisión tras el desdeñable crimen de odio perpetrado. 

Esta sentencia se posiciona como la segunda en su naturaleza dentro del país, impulsando la visibilización jurídica sobre la vulnerabilidad de los y las integrantes de la comunidad. 

La primera, se consiguió en el estado de Morelos, luego de que la Fiscalía Especializada para la Investigación y Persecución del Delito de Feminicidio decretara 26 años de prisión a Honorio “N” por el transfeminicidio de Ana Paula “N” en 2019. 

Un gran paso para los derechos trans 

Ante la resolución, la activista trans Kenya Cuevas, quien llevó el seguimiento del caso, aseguró: 

“Esta se trata de la primera sentencia con perspectiva de género y respeto a la identidad de una mujer trans en la Ciudad de México. 

“Un ejemplo para buscar justicia en tantos casos que siguen impunes en todo el país”. 

La directora de la asociación civil Casa de las Muñecas Tiresias, solicitó desde un inicio la reclasificación de la carpeta para que se tratase como un transfeminicidio. 

Mas la Fiscalía incumplió la petición debido a esta tipificación todavía no existe en ningún Estado del país. 

Sin embargo, las autoridades remarcaron el cuadro de vulnerabilidad en el que se encontraba Naomi. 

Ya que se reconoció su identidad trans, su condición de migrante y de trabajadora sexual en todas las audiencias celebradas. 

Testimonios del transfeminicidio de Naomi Nicole 

La madrugada del 24 de marzo del 2020, Naomi Nicole o La Soñare, como se hacía llamar, prestaba sus servicios a Saturnino y Aristóteles dentro de la colonia Guerrero. 

Susy, amiga cercana de Naomi, logró esconderse detrás de un coche cuando vio que uno de los sujetos sacaba un arma tras forcejear con la víctima. 

Una bala impactó en el cuerpo de Naomi y los militares emprendieron la fuga del sitio, abandonando el cuerpo de la trabajadora. 

Horas después, una patrulla de la policía informó a autoridades ministeriales el hallazgo de un coche estrellado contra la Glorieta de la Palma. 

Así, el accidente generado por exceso de velocidad, dio con los culpables del crimen doloso que ya había sido denunciado. 

Salir de la versión móvil